EL PUEBLO BUENO Y SABIO MANDÓ EL INQUISIDOR.

Ayer fue un día especial, el pueblo fue nuevamente consultado en las urnas sobre la forma de gobierno emprendida por la 4T o continuar con más de los mismos, fue una votación copiosa, observamos como se llenaban las casillas por adultos mayores, minusválidos que eran trasladados por sus familiares en sillas de ruedas, jóvenes estudiantes y pueblo en general.

Está demostrado que cuando el pueblo se decide a manifestarse en las urnas no hay manera de torcer la voluntad popular, evitando que las estructuras electorales de siempre, las maiceadas fructifiquen y decidan por todos, se rompe el esquema y la ecuación. Eso sucedió ayer.

Los legisladores federales opositores en su soberbia por denostar cualquier acción emprendida por el gobierno federal, tuvieron el atrevimiento de votar en contra del pueblo que les eligió, solidarizándose con las políticas partidistas que obedecen a intereses privados y trasnacionales y ahora han pagado cara su osadía, sufriendo el desprecio electoral.

Votaron contra los apoyos económicos a las personas de la tercera edad que no es un regalo, esas personas trabajaron y construyeron el México que hoy disfrutamos, hicieron viviendas, carreteras, produjeron en fábricas, transportaron carga, repararon autos, trabajaron en tiendas de autoservicio, etc. Sólo que por un esquema perverso y primario quedaron sin seguridad social.

El futuro de México-los jóvenes- también fue agredido llamándoles ninis, vagos, viciosos etc, denostando los apoyos de becas para la juventud estudiosa y el programa jóvenes construyendo el futuro, donde se busca capacitarles para laborar, programas nobles que trataron de envilecer con sus comentarios sesgados y perversos.

Pues bien estimado lector, ayer pude observar y preguntarle a los sufragantes porque votaron por Morena los que asi lo manifestaron, en su mayoría me manifestaron que no conocían a todos los candidatos, pero hicieron voto masivo a favor de Morena para preservar sus beneficios y apoyar al presidente en la transformación del país que ya se gesta,

Eso no lo comprende el partido en el poder, el pueblo mando, ordenó y lo mejor que pueden hacer es reconstruirse como fuerza política y analizar que hicieron mal, su soberbia y engreimiento, el ataque a la base trabajadora como interrelación, pero sobre todo tomar un curso que les reconfigure la forma de enfocar a los Tamaulipecos y al país.

Tamaulipas es un gran Estado, los nativos y avecinados bien que sabemos como es nuestra idiosincrasia y valía, una despensa nos ofende un recurso por

necesidad nos hiere y nos vuelve rencorosos, el Tamaulipeco hay que ganárselo con oportunidades y en el trato de igual a igual.

Por ello muchas gentes que estuvieron dizque sometidas a un apoyo les afloró la dignidad y votaron en conciencia, para ya no pasar lo mismo, que les sirva de lección a los que seguirán en política, los que no lo asimilen dedíquense a otra cosa. buen provecho