El circo de la política

LO CLARO. En el amplio espectro de la palabra, gracias al uso de las herramientas tecnológicas que dominan nuestro entorno, todos somos una especie de comunicadores.

 

Sin embargo, la especialización en la materia es tan importante como el mismo hecho de “saber comunicar”.

 

A propósito del reciente día del comunicador, la academia hace énfasis en la importancia del manejo de datos y de informar adecuadamente.

 

La Universidad Autónoma de Tamaulipas llevó a cabo el evento “Yo Comunico 5.0” donde los esfuerzos académicos se orientan al uso de las plataformas digitales y a la correcta interpretación de mensajes.

 

Con ponencias como “Redes sociales: creando contenido de valor” y “La comunicación Alternativa vs Fake News” dan un sentido de gran importancia al arte de comunicar.

 

No existe área de trabajo, desarrollo, estudio, que esté exenta del uso de la comunicación como herramienta de penetración.

 

LO MUY OSCURO. “Los elogios con que ensalzan mi conducta no me envanecen, porque tengo la convicción de no haber más que llenado los deberes de cualquier ciudadano que hubiera estado en mi puesto (.) Cumplía a mi deber resistir sin descanso hasta salvar las instituciones (.) que el pueblo mexicano había confiado a mi custodia”.

 

El párrafo anterior es un extracto del discurso del Patricio y benemérito, Benito Juárez García a su entrada triunfal a la Ciudad de México, tras haber sometido al ejército más poderoso del mundo, el francés.

 

Permítame compartirle otro brevísimo pasaje.

– “La paz se hará cueste lo que cueste”, ha dicho don Victoriano Huerta. ¿Habéis profundizado, señores senadores, lo que significan esas palabras en el criterio egoísta y feroz de don Victoriano Huerta? Estas palabras significan que está dispuesto a derramar toda la sangre mexicana, a cubrir de cadáveres todo el territorio nacional, a convertir en una inmensa ruina toda la extensión de nuestra patria, con tal de que él no abandone la presidencia, ni derrame una sola gota de su propia sangre”.

 

Es parte del discurso incendiario que días más tarde de pronunciado en el estrado senatorial, propiciaría el asesinato de su autor, el senador chiapaneco Belisario Domínguez Palencia.

 

Es la altura de discurso y de políticos que México reclama para dar control a esta nación de 128 millones de seres humanos que merecen dignidad y respeto de quienes les gobiernan.

 

No sólo discursos, sino pasión, liderazgo, entrega, convicción, compromiso por servir a su nación.

 

¿Y?

 

Un día y el siguiente, gracias a la magia de los medios masivos de comunicación y los canales que el INE propone para conocer las ofertas políticas por las que deberemos votar en esta contienda electoral, sabemos que:

 

Un candidato –y actor- irritado le ‘mienta la madre’ a un automovilista y de ese desplante (del que según ya ofreció disculpas) convierte su campaña en el teatro de mentadas graciosas. Al que guste, grabadas y en vivo. Es simpático…

 

Otro más, arranca su campaña dentro de un ataúd –en Juárez- para llamar la atención por las muertes de COVID.

 

Uno (prometer no empobrece), ofreció traer al grupo de rock ‘Metállica’ si gana la presidencia municipal de ‘broncópolis’.

 

El hijo del inmolado Colosio, baila ‘chuntaro’ para contagiarse de pueblo con sus seguidores. Colosio padre… seguro no resistiría vivo tal desplante.

 

Otros bailan ‘mi troquita’, imitan al ‘chavo del ocho’, proponen a la señora Bozo como presidenta del DIF municipal (con el respeto de la señorita Laura, quien por cierto confesó que ‘lo está pensando’).

 

“Vota por el changuito” pide un candidato popular.

 

La aventada candidata sonorense dijo que como es merecimiento, que todas las mujeres tengan implantes de senos por cuenta del erario como su propuesta, bajo el lema #ChichisParaTodas.

 

El mejor: (ni Cristo, que hizo del agua, vino) “cuando abran la llave del agua en su casa ¡va a salir cerveza!” Todos nos vamos pa’ Sinaloa.

 

¿Esta es la altura de políticos que merece su ciudad? ¿Su país?

 

¿Tendrán la estatura moral necesaria y la preparación al cargo para combatir la pobreza, el rezago alimentario, eliminar la marginación, desincentivar la desigualdad de género, el amplio margen de desigualdad social?

 

O quizá en contraparte, eso… es lo que merecemos.

 

¡Vaya circo!

 

COLOFÓN: Le preguntaron a un candidato a gobernador –¿debió ser duro las levantadas a jugar golf temprano para ganar el sustento, candidato? A lo que, con visión de estadista, contestó “de todo se aprende. Y de esa faceta aprendí mucho en mi vida”. ¿Dieciocho hoyos por cuadra le esperan a Nuevo León? ¡Pobres!

P.D. Ya mejor no le dije del que se dice y se viste de Superman. Donde vaya ganando… ¡Aguas Noroña!

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro