¿PLAN PRIVADO O MIXTO DE INFRAESTRUCTURA?

Dr. Jorge  A. Lera Mejía

Ayer en mi columna, anticipaba que este martes el gobierno federal junto la iniciativa privada, representada por el Consejo de Coordinación Empresarial (CCE), presentarían el tan anunciado y retrasado Plan Nacional de Infraestructura (PNI): ¿Privado, Público o Mixto?.

Lo que si sucedió este martes 29 de septiembre, fue una reunión preparatoria de dicho evento, donde se afinaron los detalles y se anunció oficialmente, que el próximo lunes 5 de octubre se llevará este acontecimiento.

Cabe subrayar, que no obstante el carácter mixto del plan, este se concentra en más del 80%, por inversiones esperadas del sector privado, y menos del 20%, de gasto público del gobierno federal. No está claro si se utilizará endeudamiento público para restituir la escasa inversión pública federal.

Además, se ha venido cuestionando, que para el presupuesto de egresos de inversión en infraestructura del gobierno de la 4T, este se ha cargado en más del 85% en tres mega obras, que se concentran en cinco estados: a saber El Tren Maya en Quintana  Roo, Yucatán y Chiapas; y la Refinería Dos Bocas de Tabasco. Así como el Aeropuerto Felipe Ángeles del Estado de México.

Esto se podría hacer más equitativo y representativo, si el abanico presupuestario del gobierno federal se abriera a más obras mixtas con inversión pública privada del mencionado PNI.

En la primera versión anunciada del PNI el pasado mes de noviembre de 2019, la primera etapa del programa comprendía 147 obras de infraestructura financiadas solo con inversión privada a través de un paquete de 859 mil millones de pesos de pesos (US$43,000 mn). Sin embargo, ante el cierre forzado por la primera crisis de 2019, que se decreció en 0.3% el PIB, así como la aparición de la pandemia del Coronavirus en marzo del 2020, se retrasó el PNI y se afectó en su proyecto inicial.

En ese plan original, se proyectaba que 45 proyectos se ejecutarian en el centro del país, 49 en el norte y 42 en el sur,  junto con 11 obras que cubrirían a más de una región.

Una estrategia del PNI, es que se de énfasis al sector de transporte: carreteras, puertos y aeropuertos.

Lo que sigue vigente en esta segunda propuesta ajustada post pandemia, es que con el PNI, el gobierno espera alcanzar una inversión anual en infraestructura de 5% del PIB.

Ahora este martes de la preparación final ajustada, tras una reunión en Palacio Nacional, los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, y del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio del Valle, acordaron con el presidente Andrés Manuel López Obrador presentar el próximo lunes el plan de infraestructura que se compone de proyectos de inversión privados y público-privados.

El plan incluye planes en materia de infraestructura carretera, hidráulica y energética, entre otros.

Entrevistado al término del encuentro, Salazar Lomelín explicó que estos proyectos conforman la primera etapa de una estrategia conjunta para iniciar la recuperación económica en el país.

Sin embargo, no quiso detallar más de los montos de inversión ni el número proyectos involucrados, los cuales se darán a conocer el próximo lunes en Palacio Nacional.

Dicho PNI, se viene trabajando entre el gobierno federal y la iniciativa privada  desde finales del año pasado pero en su momento debió ser postergado tras el surgimiento de la pandemia del Covid-19.

Por todo lo anticipado nos hacemos una pregunta: ¿El PNI será financiado por el sector privado, público o con deuda?