SE “CEBÓ” LA ALIANZA.

Cuando todo parecía ir de maravilla rumbo a una posible alianza aquí en Tamaulipas entre el PAN, PRI y PRD, todo se derrumbó, como diría el cantante Emmanuel, pues como se había anticipado se trata de partidos que se tienen recelos entre sí, dígase lo que se diga.

El mismísimo LUIS RENÉ CANTÚ GALVÁN –EL CACHORRO para los cuates-, planteo la fría ecuación que explica por qué siempre no habrá alianza: No quieren ceder en un futuro espacios ganados a otros partidos, en este caso, al PRI.

¿Es válida la posición del CACHORRO…? Depende del cristal con que se mire pues para muchos podrá ser una actitud razonable, defender lo ganado; para otros, representaría una terquedad que les puede revertir el 6 de junio.

Basta con remontarse a la historia: El PRI durante siglos y siglos disfrutó de muchos espacios del poder político y nunca tuvo el noble gesto de compartirlos con nadie, menos con el PAN, su entonces acérrimo rival. Las migajas se las aventaba a sus esquiroles, esos partidos que aceptaban ser del montón en las alianzas.

Pero la vida da muchas vueltas. Hoy el PAN, aquí en el Estado, es dueño del balón y de casi todo el poder. Si su dirigencia nacional –y estatal, también-, han decidido no compartir candidaturas mediante alianzas son decisiones de cada quien.

Es como cuando alguien tiene un enorme pastel y se enfrenta a dos opciones: Compartirlo o comérselo todo. Si lo comparte se puede quedar con hambre, si se lo come todo le puede caer de maravilla o se puede indigestar y hacerle daño.

Así, queda establecido que en nuestro Estado el PAN va a competir solo en este proceso electoral tanto en las alcaldías como en las diputaciones estatales y federales. Su dirigencia cree que el partido tiene la fortaleza suficiente para salir victorioso.

En el caso del PRI, su dirigente, EDGAR MELHEM SALINAS tendrá que replantear estrategias aunque analizando el asunto, el riobravense siempre se mostró no muy convencido de hacer alianzas, y no por vanidad, sino porque simple y sencillamente presentía que el PAN no estaba dispuesto a ceder espacios como al final así ocurrió.

Y al grito de que cada quien se rasque con sus propias uñas, el PAN, PRI y PRD deberán buscar sus propios candidatos.

Cierto, el PAN tiene una poderosa estructura en todo el Estado, no batallará para conseguir candidatos para prácticamente todos los puestos de elección popular que estarán en juego. De

hecho, en varios municipios y distritos ya está cantado de antemano quienes serán los que jueguen en la cancha electoral.

Y el gran reto de EL CACHORRO será el de demostrar que es buen dirigente y encaminar a su partido rumbo a la victoria reteniendo y ganando nuevos espacios.

¿Lo logrará…?

Es pregunta, que conste…

Correo electrónico: jaimeluissoto@hotmail.com