Tinta Negra

Alfredo Guevara

Quien sigue

Dos semanas han sido suficientes, para irnos dando cuenta, del brincadero de políticos que se irán de un partido político para incorporarse a otro. Pudiéramos decirse que es normal, incluso que se acentuará conforme se acerquen los tiempos de definición para los procesos de selección de candidatos a cargos de elección popular que estarán en juego en el Proceso Electoral Ordinario 2020-2021, en el que habrá alcaldías, diputaciones locales y legisladores federales. El caso más reciente, lo es la diputada federal del Partido Acción Nacional NOHEMI ALEMÁN HERNÁNDEZ la que llegó a formar parte de la bancada del PAN por el principio de representación proporcional, registrada en Reynosa, presuntamente para incorporarse a las filas de Movimiento de Regeneración Nacional. La expanista llegó a quejarse de no ser tomada en cuenta y por tanto, decidió integrarse al Grupo Parlamentario de Morena, en la Cámara de Diputados. Y no va a ser la primera ni la última, porque conforme avancen los días, seguirá el brincadero en el PAN, incluso en el Partido Revolucionario Institucional, sobre todo hacia Morena, que es donde vislumbran –según ellos- un mejor futuro. Desde luego que no todos irán a Morena, porque así como se irán del PAN o del PRI, también podrán recibir de Morena. Es todo un revoltijo. Y es que en el PRI, habrá que decir que los desprendimientos empiezan a darse, con la eventual salida de TOMÁS GLORIA REQUENA quien mandaría al cesto de la basura 33 años de militante en el PRI, donde con las siglas logró ser alcalde de San Fernando y hasta diputado federal, además de haber formado parte de la Confederación Nacional Campesina. Pero no va a Morena, sino al Partido Verde Ecologista, donde supuestamente ya dio su alta, para hacerse cargo de la operatividad y organización. Desde luego que TOMÁS ambiciona como mínimo, volver a ser candidato, a donde el “pueblo” lo demande. La que también está a punto de tomar una decisión parecida y coincidentemente de ese mismo lugar, es la diputada COPITZI HERNÁNDEZ a la que el PRI le retiró de la Organización Nacional de Mujeres en Tamaulipas. Desde luego que TOMÁS  como COPITZI buscarán llevarse a alguien más del PRI, aunque ya dependerá de cada uno de ellos. Pero el brincadero se mantendrá conforme avancen los días y se acerquen los tiempos de las definiciones de candidaturas. Para ello, ya andan operadores del PAN como de Morena, que están buscando a cuadros políticos, a los que están tratando de convencer ya sea para sumarse al partido o bien, al trabajo que tendrán que hacer en las próximas elecciones “por debajo de la mesa” si es que no quieren que se sepa públicamente. Diremos en algunos ejemplos que no a todos les fue bien, el haber renunciado a su militancia, como lo fue con JAVIER VILLARREAL TERÁN que se fue del PRI, y hasta se registró para participar como candidato en Morena, sin siquiera ser tomado en cuenta como prospecto. La lista de los que se salieron del PRI y pretendieron sumarse a Morena son muchos, aunque otros lo harán a las filas del PAN.

LOS MANCHADOS

Como era de esperarse, los magistrados del Tribunal Electoral del Estado declararon infundados los agravios de discriminación por género y falta de transparencia, interpuestos por tres ciudadanas en contra de la designación del Secretario Ejecutivo del Instituto Electoral de Tamaulipas. Por tanto, JUAN DE DIOS ALVAREZ ORTIZ puede dormir tranquilo, aunque con la sentencia, se jacte de que nunca perdió el sueño. Es apenas un primer paso, si se toma en cuenta que las que se inconformaron por la designación, pueden recurrir a la siguiente instancia, es decir, la Sala Regional o irse “per saltum” a la Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyo fallo sería definitivo como inapelable y entonces sí, quedaría firme la designación de ALVAREZ ORTÍZ. En parte, las féminas inconformes tienen razón, si se toma en cuenta que en la Secretaría Ejecutiva del Ietam, siempre ha estado un varón y por tanto, cabría la figura de discriminación de género. Ya depende de ellas, irse a la siguiente instancia jurisdiccional o bien, darse por derrotadas. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com