Tinta Negra

Alfredo Guevara

Se acabó el compromiso

Pareciera que las promesas de campaña, en eso quedaron. Da la impresión de una falta de voluntad y disposición, por cumplir lo que simple y sencillamente es una obligación en el último tramo de la actual administración en Victoria. A escasos dos meses y medio del término del periodo constitucional, todo parece indicar que la Capital del Estado volverá al abandono, al olvido, a la marginación en la que estuvo varios años. Y es que no habrá continuidad en el proyecto y finalmente, la alcaldesa PILAR GÓMEZ LEAL sólo llegará al 30 de septiembre. Quizá por ello sobresale la falta de atención, en aspectos en los que la población victorense se ha quejado en poco más de dos años. Uno de ellos, estriba en las condiciones en que se encuentran varias calles, en pleno centro pero también en los alrededores del primer cuadro de la ciudad y eso, da una mala imagen. El otro tiene que ver con la recolección de la basura, donde las unidades están tardando varios días en pasar, ocasionando el malestar de la gente y generando un riesgo a la salud, por todo lo que implica dejar en la vía pública, por espacio de varios días, desechos de todo tipo. En el peor de los casos, es que la gente ya no se calla ni tampoco se queda quieta, ante la indiferencia de la autoridad. Ahí está el ejemplo en la Colonia México, donde sus residentes bloquearon con bolsas de basura una calle, impidiendo la circulación de unidades, a menos de que se regaran los desperdicios. Incluso, los habitantes de Lomas de Guadalupe, que ante la indiferencia de la autoridad municipal, tuvieron que hacer aportaciones económicas para que un particular se llevara las bolsas de basura, cuando la obligación es del Municipio. A todo lo anterior, más lo que se acumule, tendrá que enfrentarse EDUARDO GATTÁS BÁEZ desde el momento en que entre en funciones, a partir del uno de octubre. Y es que, en dos meses y días, difícilmente se podrá mejorar las condiciones en que se encuentra la Ciudad. Lalo GATTÁS ya debe estar enterado del estado en que se encuentra la Ciudad y con mucha anticipación tendrá que ir definiendo estrategias para ponerlas en práctica desde su primer día, toda vez que el ánimo de los victorenses no está en su mejor momento. Al margen de lo que implica el proceso de entrega – recepción, próximo a iniciar, lejos de avanzar, la Ciudad se estancó. Y en el ocaso de la administración en Victoria, lo más seguro es que conforme avancen los días se irá deteriorando en bacheo, limpieza y otros renglones en los que a estas alturas, ya no hay disponibilidad presupuestaria para atender. Sin restar mérito a la inversión aplicada por el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Obras Públicas en materia de vialidad, en calles y avenidas, habrá que decir que a estas alturas resulta insuficiente para atender ese renglón, porque lejos de encontrarle solución, denota que lo que le resta a la administración en Victoria, es de mero trámite, sin intenciones ni motivos para atender renglones tan esenciales, como lo es la recolección de la basura y el bacheo. Lo anterior sin descartar que con el inicio del periodo de la canícula, el tema del abasto de agua potable, vuelva a ser un dolor de cabeza. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com