Tinta Negra                Alfredo Guevara          Todo sea por darle gusto

El gasto que pudiera erogarse en la Consulta Popular 2021, bien podría destinarse a medicinas para niños enfermos de cáncer. Comprar alguna dosis de vacuna contra el covid-19 y en otra serie de conceptos que tendría un mejor uso y redundaría en un beneficio para cualquiera de las clases sociales.

El Instituto Nacional Electoral dispondrá de más de 500 millones de pesos para realizar esa especie de sondeo entre la población con credencial de elector. La delegada del INE en Tamaulipas OLGA ALICIA CASTRO no tendrá que hacer uso de toda esa cantidad de dinero, porque es y ha sido buena administradora del presupuesto que le autorizaron para este año. Lejos del despilfarro en que incurre el Gobierno de la República en gastos innecesarios, la delegada del INE hará uso de lo que tiene a la mano, es decir, urnas, mamparas, liquido indeleble y otro material que le permita un ahorro al Instituto, pero que además le dé la oportunidad de organizar una Consulta Popular, cuyo fin y propósito del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, es conocer si se enjuicia o no al ex presidente de México CARLOS SALINAS DE GORTARI, ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEON, VICENTE FOX QUESADA, FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y ENRIQUE PEÑA NIETO.

Más que interés de la población, el deseo de llevarlos a juicio es del mismo LÓPEZ OBRADOR, sólo que a diferencia de la rifa del avión presidencial, pretende ocultar su intención a través de la Consulta Popular 2021. Pero conociendo al presidente AMLO, el INE se ve obligado prácticamente a realizar este sondeo el uno de octubre, so pena de que desacate una orden, o un capricho, de quien precisamente pretende desaparecer al organismo electoral en México. La Delegada del INE en Tamaulipas trae todas las intenciones de realizar un trabajo impecable, como lo hizo con la elección federal del pasado seis de junio, en la que sin sobresaltos de ninguna índole, la sacó adelante, entregó constancias de mayoría a los diputados electos y no hubo necesidad de interponer recursos de apelación.

Si bien más del 50 por ciento de los electores que integran el listado nominal salieron a votar, difícilmente lo harán en esta Consulta Popular programada para el uno de agosto. Y es que, si la gente muy apenas sale a ejercer este derecho y más cuando hay una elección de alcaldes, incluso diputados locales, difícilmente lo hará para decidir si se enjuicia o no, a los ex presidentes de México. Si cometieron alguna irregularidad en el ejercicio de sus funciones, que sea la historia la que los juzgue y no se utilice a la población para un fin perverso.

Es de esperarse que el gasto que hará el INE en esta Consulta Popular, sea mucho o poco, no se justifique por la escasa participación que podría tener, al momento de contabilizar los votos. Por lo pronto, el INE tendrá que desembolsar un billete, para lo que comprende mandar imprimir las boletas que se usarán, pagarle a los trabajadores electorales como la alimentación de quienes estarán en las mil 651 mesas receptoras, sin descartar el gel antibacterial, cubrebocas, y otros insumos que se tendrán que usar para protección y prevención de covid-19, tal cual si fuera un proceso eleccionario. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com