ASF devela irregularidades en contratación de Servidores de la Nación por 556 mdp

Las irregularidades están en los pagos a servidores sin comprobantes fiscales, salarios duplicados y depósitos a cuentas bancarias con CURP repetidos.

La contratación de los Servidores de la Nación registró diversas irregularidades como la realización de pagos sin comprobación fiscal, salarios duplicados y cientos de depósitos bancarios a cuentas bancarias con claves únicas de registro de población duplicadas, que suman más de 556 millones de pesos por comprobar.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su reporte forense 240-DS revela que la causa probable de estas fallas es una deficiencia en los mecanismos de control, supervisión y transparencia en el ejercicio y registro de los recursos públicos federales autorizados para la contratación de este personal.

En la auditoría se acreditó un daño probable de 321 millones de pesos por los pagos realizados de la Secretaría del Bienestar que no cuentan con la documentación comprobatoria y comprobantes fiscales digitales que acrediten el concepto de pago a los servidores de la nación.

Además, se reportaron irregularidades por 87.5 millones de pesos porque la Secretaría del Bienestar transfirió a tres cuentas bancarias, sin que se presentara evidencia documental justificativa y comprobatoria que acredite que dichos recursos se pagaron a los prestadores de servicios profesionales por honorarios.

A las irregularidades ya mencionadas se suma otra por 85.2 millones de pesos por los pagos realizados a 789 cuentas bancarias vinculadas a dos o más Claves Únicas de Registro de Población (CURP).

El informe de la ASF señala que hubo prestadores de servicios profesionales por honorarios y personal de carácter eventual que recibieron pagos correspondientes a otros trabajadores y que adicionalmente se conoció que se realizaron pagos que excedieron el monto de su contratación sin presentar comprobación justificativa y comprobatoria.

Las pifias presupuestales no pararon ahí, pues los auditores encontraron que otros 30.2 millones de pesos fueron utilizados para distintos fines a los que fueron autorizados, toda vez que la Secretaría del Bienestar transfirió dichos recursos a cinco unidades responsables y un programa presupuestal distinto al aprobado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).