La importación de vehículos sigue abajo debido al alud de impuestos. Actualmente es mayormente el paisano quien realiza esta operación debido a que debe seguir su viaje al interior de México. (Foto J. Claudio).

Alud tributaria “apuntilla”  importación de vehículos

 

Por Javier Claudio

 

            Ningún atractivo representa la apertura por Decreto a la importación de los vehículos 2012 y 2013 de acuerdo al cambio de año vehicular según el Tratado del Libre Comercio (TLC), esto debido a los disparados costos que representa la nacionalización.

            No obstante la reciente apertura que se dio de las unidades 2012 y 2013  el pasado mes de noviembre, no aparecen con demanda de regularización para ser internadas legalmente al país debido al fuerte desembolso que significa la gestión ante Aduana.  

De acuerdo a algunos presupuestos obtenidos en varias comercializadores de vehículos para importación, registra costos elevados en las unidades motrices de entre el 30 y hasta el 70 por ciento al manejarse esto a través del Tabulador de Precios Estimados que es controlado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

            Esteban Torres, gestor de una importadora de vehículos aseguró que el alud de impuestos ha sido sorpresa para el paisano de temporada, quien a su llegada desea importar su unidad motriz y proseguir su viaje hacia el interior del país.

Entre los ejemplos de altos costos, citó una camioneta F-150 modelo, 2012 cuyo costo para la autoridad del SAT es de nueve mil 011 dólares, equivalente a un pago de 49 mil 100 pesos de IVA.

“Y todavía  a esto habría que agregársele aproximadamente siete mil pesos de los servicios del agente aduanal que importó, que incluye registro de no robado por 50 dólares, validación por 120 dólares y 70 dólares aproximados al chofer que gestiona sobre unidad .

El listado de gastos adicionales a impuestos y servicios de agente aduanal, observa también el pago de 63 dólares para la obtención del Repuve, el pago del chofer por el traslado de la unidad de Laredo, Texas a la Aduana de Nuevo Laredo.

             La importación definitiva de unidades americanas no es atraída de manera general ni con los nuevos modelos, pues los cambios en los esquemas fiscales por decreto y de servicio aduanero aplicados desde el 2008 elevan los costos sobremanera, dijo otro importador de nombre Saúl Enrique Mondragón Martínez.