Candados en Aduana pone en quiebra a las “pulgas”

                       

                                                Por Javier Claudio

Vista previa de imagen
Poco es el artículo americano que aún se tiene para vender en las “pulgas”, debido a las dificultades con la Aduana para cruzarlo de lado americano.

            La crisis económica que en muchas de las ocasiones fue sinónimo de ventas entre el comercio informal, particularmente las “pulgas”, comenzó también a resentir la problemática ante la restricción de cruce de mercancía procedente de lado americano.

            “Ya casi no tenemos qué vender” espetó la señora Sofía Sánchez, establecida en la llamada Pulga de los Rieles, acerca de la falta de mercancía americana, la que con tanta regularidad se ofrecía al cliente.

            Señaló que actualmente este tipo de sustento honesto, es cada vez más difícil luego que se han ido agotando estos artículos luego del endurecimiento al paso de mercancía como china, taiwanes y demás.

            “Zapatos, ropa, artículos electrónicos ahora escasean en las pulgas, luego que éramos la mejor opción para poder tener algún artículo americano a bajo precio, no como en las grandes tiendas de aquí mismo”, dijo.

            Mencionó que la ropa de medio uso también ha sido prohibida totalmente en su cruce al lado mexicano, luego que con anterioridad “mediante un paguito a los fiscales se nos permitía pasarla”.

            Noemí Vázquez, encarga de otro puesto de pulga en la colonia Infonavit, dijo que, a razón de la prohibición severa en el cruce de mercancía o también llamadas chácharas, algunos puestos decidieron cerrar pues se quedaron sin qué vender.

            Mencionó que uno de los puesteros vecinos a s local, le dijo que los nuevos elementos de la Aduana estaban dejando pasar alguna mercancía de lado americano pero su tarifa era muy alta y para recuperar tendrían qué vender caro.

            “Pues así, ya nos será negocio, cerramos porque se nos agotó la mercancía y otro tanto será porque pasamos artículos con mordidas caras y al elevar costos, pues el cliente dejará de comprar”, asintió.