Las caravanas de paisanos, el método más usual para contrarrestar los peligros de su retorno a sus pueblos de origen en México.

Caravanas, método seguro del paisano en su retorno

 

                                               Por Javier Claudio

 

            La internación del paisano por Nuevo Laredo no merma la esperanza pese al temor y desconfianza, conceptos detectados muy acentuadamente; el primer de ellos debido a las alertas sobre inseguridad difundidas en Estados Unidos y la otra por el afán de llegar a sus lugares de origen.

            Samuel Yerena, acompañado de su hijo, procedentes de Houston, fue abordado en una empresa de nacionalización de vehículos, quien de inicio pareció prestarse a la entrevista con respuestas cortas, pero siempre en un aparente estado de alerta.

            Asintió en la ventaja que les representará a los paisanos en esta temporada al continuar la cotización en los 20 pesos por dólar, igual que el año pasado, los que les permitiría una mejor estancia con las familias en México.

            Hizo saber que la inseguridad permanente que padece el país desde hace varios años, sería la principal preocupación del paisano en su tránsito hacia sus pueblos y ello les propiciaba mayor zozobra.

            Corto en sus respuestas y siempre atento a su alrededor, dio por concluida la entrevista al argumentar que el camino era largo a su pueblo y no era recomendable que se les hiciera noche en el camino.

            El paisano Hilario Casillas con destino a Zacatecas, manifestó su preocupación por internarse a México debido a los altos índices de violencia en carreteras y la corrupción de autoridades, las que nunca han dejado de tener participación.

            “Ahora sí que nuestra encomienda final es Dios para llegar a nuestros pueblos, así como las oraciones de nuestras familias y quienes nos esperan nuestras familias. Sí tenemos miedo y sólo nos socorre Dios en el camino”, dijo.

            Dijo que una de las opciones sobre seguridad que se han hecho más frecuentes son las caravanas de paisanos, las que sales de los Estados Unidos, llegan a la frontera y continúan así hacia el interior del México.

            “Pero no todos jalan, hay algunos que deciden seguir por su cuenta solos, nomás ven que no hay riesgo alguno y comienzan a separarse. Tal algunos por la prisa y el apuro de llegar pronto para ver a sus familias”,