El embate de la reciente tormenta en la obra citadina, fue resentido mayormente por la autoconstrucción, lo que exhibió que se requiere de asesoría técnica profesional de gobierno y particulares.

Daños de tormenta urgen la asesoría en autoconstrucción

 

                                               Por Javier Claudio

 

            El embate y daños que dejó el más reciente fenómeno natural con intensidad de lluvia y vientos de hasta 150 kilómetros por hora, debe ser un aviso para brindar la asesoría técnica a la autoconstrucción y que ya es predominante este tipo de obras en las viviendas.

En la ciudad se tienen aproximadamente 95 mil viviendas ocupadas por familias. se considera que más del 50 por ciento de estas,50 mil casas son autoconstruidas por sus moradores. lo que implica un indicador de atención a esta forma de obra, declaró Ricardo Alonso Cantú Ríos, presidente de la Unión de Profesionistas, Ingenieros y Arquitectos de la Construcción (UPIAC).

A razón de la serie de daños que fueron ocasionados en gran parte en obras de autoconstrucción, dijo que se requieren la integración de un equipo que conduzca al orden, que avale las obras y en el cual los permisos de construcción sean simbólicos, pues quienes autoconstruyen carecen de premisos.

Destacó también que el Programa de Autoconstrucción contempla el involucramiento de tiendas de materiales en la ciudad con la finalidad de fomentarles las ventas y estímulos de compra mediante descuentos.

Mencionó que la autoconstrucción en la ciudad es un fenómeno que se registra con toda normalidad debido a la crisis económica y ante ello sólo resta la aportación técnica de profesionales y así alcanzar la seguridad de toda obra doméstica.

Cantú Ríos, señaló que el UPIAC elaboró el “Programa de Autoconstrucción”, luego de realizarse un estudio donde observa que esta forma de hacer obra, se encuentra desprotegido en acciones de asesoría técnica, regularización de predios, usos de suelo, permisos de construcción al dejar que la autoconstrucción no tenga espacios dignos, seguridad estructural, además de incrementar la inseguridad que puede traer consecuencias fatales.