Como un cobro engañoso y fraudulento, es calificado el cobro de peaje de la Autopista Monterrey-Nuevo Laredo a 28 años de haber sido construida.  

                                               Por Javier Claudio

 

            Aun cuando la inconformidad es general al cobro de cuotas “en fila” por el uso de autopistas, esta parece oprimida por una aparente resignación ante el caso omiso de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) para enmendar lo que se considera un abuso.

            En opinión de transportistas y particulares, el pago que se realiza en la Autopista Nuevo Laredo-Monterrey es ilegal, si se considera que la obra quedó suficientemente pagada a 20 años de estar cobrando peaje Capufe.

            “El cobro por el uso de carreteras está claramente establecido como el gran negocio, pues luego de no invertir Capufe en carreteras y cederlo a empresa privadas, igual lo sostiene al otorgarles concesión a perpetuidad, dijo José Cruz de la Luz Paz, presidente de la Asociación de Constructores de Nuevo Laredo.

            “Se le llama engaño al hecho de que nos quiten dos carriles de la ruta libre para crear aparentemente una autopista, por la cual además nos cobran una cuota, siendo que para realizar la obra cedimos parte de una carretera adjunta”, reprochó.

            Calificó como un abuso de la Federación, luego que a través de distintos organismos se le hizo llegar en su momento a la SCT la petición de que se hiciera totalmente nueva la autopista Nuevo Laredo-La Gloria, al cederle dos carriles de la antigua.

            Por su parte, el empresario Fernando Torres Villarreal, calificó como un fraude el cobro que realiza una empresa particular desde 1991 por el uso de la Autopista Monterrey-Nuevo Laredo, no obstante haber sido recuperada la inversión.

            “Sería sumamente interesante se hiciera una indagatoria a fondo a fin de conocer qué empresa está cobrando aún una cuota destinada a la recuperación de la inversión, no obstante que ya quedó pagada”, reprochó.