“Jake mate” a las filas con el uso de servicios en línea

                                   

                                                Por Javier Claudio

 

La nueva modalidad atraída por la pandemia del coronavirus, impone un cambio en nuestras vidas y este sería un comportamiento adicional en hábitos cotidianos y compras, luego de pasar de las largas filas por la sana distancia al vacío creado ahora por el incremento por una variedad de servicios en línea.

Las largas filas tienden a desparecer y entre los ejemplos principales aparecen los bancos, servicios de telefonía celular, restaurantes, centros comerciales y ventas comerciales de distinto tipo, donde el cliente las solicitan a través del teléfono, la computadora o celular.

“Esto es parte de los cambios que trajo el contagio del Covid-19. Al principio batallaron muchos negocios para mantener la sana distancia, pero hoy nos pone a salvo la tecnología a través de los llamados servicios en línea”, dijo José Sánchez Mata, gerente de un banco.

            Indicó que hoy con toda facilidad se pude observar en los bancos cómo disminuyó la cantidad de clientes haciendo fila, pues un gran número de clientes optó por realizar sus operaciones en línea.

            “Hoy se recurren más a los depósitos interbancarios, así también hacer los pagos en línea sin la necesidad de intervenir físicamente o bien manejar dinero en efectivo. Los clientes se han incorporado más a este servicio en línea por seguridad de todos”, dijo.

            Las consultad médicas también han dado un giro, donde en muchos de los casos el experto en medicina atienda al paciente a través de una video llamada, le extiende receta vía WhatsApp y se le paga mediante clave interbancaria.

            “E incluso el paciente surte el medicamento a través de un programa en línea en alguna farmacia, se lo llevan a domicilio y luego de haber pagado de la misma formal virtual, esto es haciendo uso del depósito interbancario”, comentó Sánchez Mata.

            Citó también a los restaurantes como los primeros negocios que, para evitar quiebras, tuvieron que recurrir al servicio a domicilio mediante llamada telefónica o algún servicio en línea.

            Las ventas de ropa y otros artículos, se han unido a esta modalidad, donde la principal característica es mantener la sana distancia, aunque en otros casos se abuse al no poder desaparecer aun las filas por carecerse del todo por el servicio en línea, asentó.