La afiliación a Onappafa, aporta ante autoridades un claro perfil legal de la unidad y quien la tripula.

Onappafa, alternativa a la legalidad de “choco-autos”

 

                                               Por Javier Claudio

 

            Un total de 125 vehículos “chocolate” propiedad de residentes fronterizos, causaron alta como nuevos afilados a la Organización Nacional para la Protección del Patrimonio Familiar (Onappafa), como una opción de paso a legalidad sus unidades motrices.

            “Si bien es cierto la afiliación a Onappafa no es ningún salvoconducto ante autoridad alguna para circulación libre de vehículo alguno, la documentación que se entrega acredita al propietario en su propuesta de pretender la legalización de la unidad”, dijo Juan Enrique Mondragón Martínez.

            Expuso el representante local de Onappafa que otra de las razones de adherirse a Onappafa es al retardo de un programa de regularización y la necesidad de mostrar una figura que les acredite la legalidad de la posesión del vehículo y quien lo conduce.

            Enfatizó al citar que las prórrogas constantes del programa de legalización vehicular, recurrentemente tiene un argumento y en este último caso es la creación de la zona libre en Nuevo Laredo.

            “Esa zona libre nos ubicaría como la parte noreste de la frontera, donde se encuentran California y Sonora que los loteros manejan una preimportación vehicular, esto es que cada unidad americana paga una cantidad adicional que es promesa de regularización”, dijo Mondragón Martínez.

            Hizo saber que en la ciudad circulan alrededor de cinco mil vehículos con placas de Onappafay credencial al conductor cuyo costo es de dos mil 500 pesos la afiliación y apago anual de 500 pesos.

            Finalmente los llega a parar alguna autoridad, la documentación de Onappafa acredita la compra legal de la unidad motriz, del conductor y en caso de accidente y tenga que responder, está debidamente identificado en el archivo de datos del organismo.