Frutas y verduras variaron mínimo como efecto de la inflación, lo que favoreció a la mayoría de los restaurantes que ahora ven con optimismo una recuperación.

Optimismo restaurantero en los próximos dos meses

 

                                               Por Javier Claudio

 

            Para los restauranteros, las mejoras en ventas las contemplan en los siguientes dos meses, luego de un largo año de contracción debido a las medias sanitarias implementadas para contrarrestar la pandemia del coronavirus.

            “Tenemos qué ver esto con optimismo. Creo que es hora de comenzar a salir adelante y hablar de recuperación, pero todo tendrá que ver con el cumplimiento de las medidas que cumpla la ciudadanía y no caer en el abuso de la movilización”, dijo Gerardo García Espino.

            Propietario de un negocio de platillos típicos, dijo que contra lo que se temía, los costos de las verduras y demás insumos no subieron de la manera desproporcionada que se temía, pues debe reconocerse que se mantuvieron en su mayor tiempo.

            “En el inicio de la pandemia destacó el temor pues a efecto de la contingencia derivada de la pandemia del coronavirus, la especulación en productos básicos desató en todo tipo de negocios y se elevaron los precios hasta en un 50 por ciento”, dijo.

Agregó que una semana de aplicación de medidas preventivas bastó para disparar los precios de los productos más elementales en la mesa de las familias, al aparecer el reetiqueteo en la mayoría de los productos enlatados, frutas, verduras y demás.

“Creemos que aquí hubo intervención del gobierno para evitar un aumento despedido de los precios de los insumos para los restaurantes, pues luego de incrementar, bajaron y de ahí en los siguientes meses se mantuvieron”, comentó.

Remarcó García Espino al citar que los precios si bien subieron durante desde que fue declara la pandemia en los siguientes meses fue una acción de lucha, pues subían y bajaban, en tanto que hasta el momento son precios muy similares a los de hace un año.

“Yo jamás compre el aguacate sobre los 50 pesos el kilogramo, actualmente anda sobre los 31 pesos, el tomate en 15 y el limón en 34 pesos, precios que en verdad son muy similares a los del año pasado, dijo.