Solo un vehículo particular, propiedad del dirigente de la UFO, fue atravesado en uno de los carriles de exportación en la ruta del Puente III, sin mayor efecto.               Ningún chofer atendió el llamado al paro, según por intimidación de las autoridades, dijo el dirigente de la UFO.

                                               Por Javier Claudio 

            Entre la falta de respuesta de operadores de camiones de carga y efectos  intimación, fue ubicada el fallido paro en el Puente III programado para ayer por la mañana y el que finalmente no se realizó.

La primer versión de algunos choferes, señaló que el movimiento de protesta fue aparentemente ignorado y  dejó sólo al dirigente de transfers Juan Antonio García Fuentes en las inmediaciones de la ruta de carga en el Puente III debido a que la Aduana Americana decidió abrir más temprano.

            Versiones del personal del Fideicomiso del Puente del Comercio Mundial y de algunos operadores, señalaron que el dirigente de la Unión Fronteriza de Operadores (UFO) llegó a las siete de la mañana, pero nadie estaba con él y tal vez sería el desánimo.

            “Tal vez también tendría efecto de no participar que la Aduana Americana prometió abrir más temprano y ampliar su horario de cruces a la carga de exportación con el fin de evitar las largas filas”, comentó Esteben, operador de transfer.

            Personal del Fideicomiso hizo saber que quien se dijo dirigente de la UFO llegó desde las siete de la mañana y atravesó un carro particulares, pero nadie atendió su llamado al paro y a los pocos minutos decidió retirare.

            El paró que según García Fuentes, pretendía ser prolongado hasta el domingo durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, tuvo su convocatoria de manera oportuna “pero no la respuesta efectiva de los afectados”.

                                        —NOS INTIMIDARON—

            Al establecer comunicación con Juan Antonio García Fuetes, dirigente de la UFO dijo que la presencia de la Policía Federal, Policía Estatal, Marina causó efectos de intimidación entre los operadores que asegún alcanzó un número de 20 pero optaron por retirarse.

            Reconoció que atravesó un carro particular de su propiedad para atraerá a los compañeros de la fila a la protesta, pero también comenzaron los gritos de amenaza de la autoridad y eso inhibió el acto.

            “Así es esto, cuando se tiene miedo, mejor huyes”, dijo para luego asegurar que continuará insistiendo en que la Aduanas de Laredo, Texas y Nuevo Laredo abran el servicio y eviten los cuellos de botella.