La Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México cataloga al aceite de cocina usado como residuo «de manejo especial» debido a los problemas que puede generar al medio ambiente y a la salud de las personas si no se desecha de forma adecuada.

Es una obligación ecológica deshacerse del aceite de uso doméstico evitando los fregaderos ya que contamina las aguas residuales urbanas; además provoca malos olores y atrae a los ratones cuando se atora en las tuberías.

 

La mejor forma de tirar el aceite usado de cocina

Por ningún motivo, el aceite usado de cocina debe tirarse directamente en el fregadero o en los contenedores de basura. Para deshacerse de este tipo de residuo, siempre en su estado sólido, primero hay que seguir ciertos pasos:

  • Después de su uso se debe dejar enfriar a temperatura ambiente. Jamás hay que tirarlo en el fregadero o en el bote de basura en su estado líquido.
  • Luego de unas horas, depositar el aceite usado en un contenedor de plástico o frasco de vidrio y guardarlo en el refrigerador para que pase a su estado sólido; sellarlo perfectamente para prevenir derrames.
  • Tirar el recipiente de plástico o vidrio con el aceite usado en los desechos no reciclables o llevarlo a un centro de reciclaje.