Las medidas de higiene deberán ser reforzadas de manera general por la población como parte del frente al Cabvid-19 en una acción compartida a la vacunación.

Cerrar filas de higiene y la vacuna, deben ir de la mano

                

                                                Por Javier Claudio

           

Dos actividades intensas distinguen el inicio de año en el renglón de salud; un firme y decidido cierre de filas ante la pandemia del Covid-19 y el inicio de la vacunación de la llamada línea de batalla del personal de salud.

            Sin duda el esfuerzo de la ciudadanía debe ser mayor en este año para hacer frente a este contagio, el que no debe claudicar ante el anuncio de vacunación por parte de autoridades, declaró el doctor Jaime Emilio Gutiérrez Serrano.

            El jefe de los Servicios Médicos de Salud Municipal dijo que, al estar por iniciar el proceso de inmunización entre el personal médico, de enfermeras y militares, según lo anunciado por el Gobierno Federal, no sólo se deben sostener las medidas sanitarias, sino reforzarlas mediante la acción y la recomendación.

            “Hasta antes de las fechas de celebración de fin de año se había momento la línea de contagios, sin embargo, enero será toda una expectativa de salud, ante la respuesta del desacato que pudo haber existido en diciembre por la intensidad de movimiento de personas y familias”, comentó.

            Destacó que el lavado de manos, el distanciamiento social, uso de gel, cubre bocas, no solo debe sostenerse por la mayoría que lo practica, sino ser parte de una campaña intensificada cuyos resultados son de beneficio general.

            Mencionó que el Gobierno Municipal a través de la Dirección Salud, fue muy insistente antes de cerrar el año en hacer reiterado llamado a las familias de resguardarse y no hacer fiestas y cumplir con los protocolos sanitarios ante el repunte de casos Covid-19 en Nuevo Laredo.

Gutiérrez Serrano, enfatizó al citar que mencionó que existe la preocupación de regresar a las cifras que se registraron durante julio y agosto, donde los hospitales se encontraban a su mayor capacidad por complicaciones de Coronavirus.