Como CFK con Macri, Donald Trump no asistirá a la ceremonia de traspaso de mando a Joe Biden

El presidente de Estados Unidos comunicó la decisión a través de su cuenta de Twitter

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (REUTERS/Jim Bourg)El presidente de Estados Unidos, Donald Trump 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que no asistirá a la ceremonia de investidura de su sucesor, Joe Biden.

A todos los que me han preguntado, no iré a la toma de juramento el 20 de enero”, escribió a través de su cuenta de Twitter. Será el primer mandatario saliente en no asistir a un acto de asunción en 150 años, a excepción de Richard Nixon, que ya había renunciado a su cargo.

El mandatario hizo el anuncio tras reconocer este jueves su derrota en los comicios, ante la amenaza de que se inicie un proceso de destitución contra él, acusado de instigar el asalto al Capitolio por parte de sus seguidores.

En un video publicado también Twitter, Trump emitió finalmente el mensaje sobre los comicios que medio país esperaba escuchar desde hacía dos meses, y condenó el ataque al Congreso.

El mensaje de Donald TrumpEl mensaje de Donald Trump

“El Congreso ha certificado el resultado (de las elecciones). Una nueva Administración llegará al poder el 20 de enero. Ahora me centraré en asegurar una transición de poder tranquila, ordenada y sin problemas”, afirmó.

Este momento llama a la sanación y a la reconciliación”, dijo el jefe de Estado, un día después de incitar a miles de sus seguidores a que marcharan al Capitolio para intentar interferir en el proceso de ratificación del resultado electoral.

Su mensaje llegó dos meses después de que los principales medios de comunicación informaran de la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre, y tras una campaña sin precedentes para sembrar desconfianza en los resultados, que tachó de fraudulentos sin aportar pruebas.

Mauricio Macri y Cristina Kirchner se reencontraron en 2019. En 2015, la presidenta salienta no quiso cederle el poder a su sucesorMauricio Macri y Cristina Kirchner se reencontraron en 2019. En 2015, la presidenta salienta no quiso cederle el poder a su sucesor

La Argentina tuvo un caso reciente similar. En 2015, luego de que su partido perdiera las elecciones, Cristina Kirchner no fue al Congreso para transferirle el mando a Mauricio Macri. En su libro, “Sinceramente”, explicó sus sentimientos con respecto a un encuentro que nunca sucedió.

“Muchas veces, después del balotaje, pensé en esa foto que la historia finalmente no tuvo: yo, al frente de la Asamblea Legislativa, entregándole los atributos presidenciales a… ¡Mauricio Macri! Lo pensaba y se me estrujaba el corazón”, relató. Y añadió: “Es más, ya había imaginado cómo hacerlo: me sacaba la banda y, junto al bastón, los depositaba suavemente sobre el estrado de la presidencia de la Asamblea, lo saludaba y me retiraba”. Según CFK, todo Cambiemos quería esa foto “porque no era cualquier otro presidente”. “Era Cristina, era la ‘yegua’, la soberbia, la autoritaria, la populista en un acto de rendición”, reflexionó.

Macri y Cristina Kirchner se reencontraron en 2019, cuando CFK asumió como vicepresidenta y el líder de Juntos por el Cambio dejó la Presidencia.

La Vicepresidente, durante una visita en La Habana para presentar el libro “Sinceramente”, se refirió a aquel saludo del que tanto se habló y que expuso la mala relación entre ambos. En medio de una serie de preguntas y respuestas y ante una consulta sobre su visión de la salud de la democracia en el mundo, hizo una introducción centrada en “la famosa grieta” en Argentina y focalizó su discurso en el apretón de manos.

“Se escribieron ríos de tinta, millones de fotografías, una carita que no la hice realmente. Y quiero contar la historia verdadera. En realidad, cuando me extendió la mano debo ser sincera para explicar esa cara, que no es que la puse, ¡me salió!”, sorprendió con la revelación y desató los aplausos y las risas generales del auditorio en La Habana.

Cristina Kirchner contó que cuando Macri le extendió la mano, por su cabeza pensó durante unos segundos en lo que podría suceder en caso de evitar el saludo: “Si no se la doy va a ser un escándalo, van a decir ‘viste que es una porquería, una bruja’, me imaginaba a todas esas mujeres diciendo ‘viste que no le dio la mano’”. En ese interín de duda, sostuvo que su cara “se fue transformando” hasta devenir en el rostro adusto que despertó miles de opiniones.

Con un frío apretón de manos y cara de pocos amigos, aquella vez la ex Presidenta ni cruzó una mirada con Macri mientras este sí la miraba al saludarla como habitualmente lo hacen las personas.

Cuando el ex jefe de Estado ingresó, la cara de Cristina Kirchner cambió automáticamente y eligió darle la espalda al ahora líder de la oposición. Por un instante, todo dejó de ser sonrisas. Él se acercó, estrechó la mano de ella, que respondió nuevamente sin siquiera mirarlo, y luego saludó al flamante presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

“La verdad es que no se la quería dar. No soy hipócrita. Después de todo lo que había hecho contra mí y mi familia, me parecía casi un gesto de hipocresía”, justificó hoy su actitud la Vicepresidente. Y agregó: “No soy de las personas que si no te quiero, no te digo nada, pero tampoco finjo. No me gusta fingir, mis sentimientos son mis sentimientos”.