Cruz Azul tiene una oportunidad más para terminar con la sequía de títulos de la Liga MX. La Máquina logró instalarse en la final del torneo Clausura 2021 después de superar por la mínima (1-0) al Pachuca, gracias a un gol de Santiago Giménez en la vuelta de las semifinales.

Lo que en un inicio fue un movimiento obligado terminó por ser la clave del pase celeste. El nombre de Bryan Angulo apareció en el once titular de los cementeros; sin embargo durante el calentamiento una lesión del ecuatoriano le abrió la puerta a Santi Giménez, autor del gol que tiene a los celestes de regreso en una final dos años y medio después.

La Máquina fue superior en posesión durante gran parte del partido. La parte inicial culminó sin goles, con dominio celeste y un disparo de Jonathan ‘Cabecita’ Rodríguez a la base del poste como la oportunidad más peligrosa.

Al minuto 45 el uruguayo recibió de los pies de Orbelín Pineda, enganchó hacia el centro y disparó de derecha. El balón golpeó el vertical, ahogando el grito de gol.

El inicio de la segunda parte vino cargado de emociones. Apenas al 48′ Víctor Guzmán, quien ingresó al descanso en sustitución de Felipe Pardo, metió un derechazo que obligó a una atajada espectacular por parte de Jesús Corona.

Tres más tarde llegaría la jugada que le daría forma al marcador. Al minuto 51 Luis Romo tomó el balón en el sector derecho de la cancha y envió un centro al corazón del área, donde Santi Giménez remató de palomita. El gol del dorsal número 29 provocó la explosión del Estadio Azteca.

A pesar de la ventaja de los locales, los Tuzos seguían necesitando un gol para avanzar a la final. A partir de la apertura del marcador, los dirigidos por Paulo Pezzolano se fueron al frente en busca del boleto al juego por el título y estuvieron cerca de conseguirlo al 57′, en un tiro de esquina desde la derecha que encontró la cabeza de Gustavo Cabral. El remate del defensor encontró la intervención de Corona.

Dos más tarde el conjunto de la Noria pareció encontrar tranquilidad en un cabezazo de Juan Escobar que se metió al fondo de las redes; no obstante el abanderado señaló posición adelantada por parte de Santi Giménez en un remate previo al travesaño.

La última media hora del partido fue nerviosismo puro para Cruz Azul. Fiel a su estilo Juan Reynoso refrescó piernas en cada sector del campo, con la intención de mantener la intensidad y controlar la ventaja.

Al 91′ vino la polémica del encuentro, en un pisotón de Cabral sobre el Cabecita después de una escapada del uruguayo por la banda derecha. La acción molestó a la banca cementera, desatando un conato de bronca que derivó en la expulsión del defensor del Pachuca después de la revisión en el VAR.