México no fue capaz de imponer su autoridad y jerarquía dentro de la CONCACAF, y perdió la Final del Final Four, dentro de la Nations League al caer en tiempo extra por 3-2 ante Estados Unidos, en un encuentro que México pudo controlar y nunca tuvo la capacidad de dominio en el Sports Authority Field de Denver, Colorado.

Los mexicanos estuvieron dos veces en ventaja en el marcador, y nunca tuvieron manejo de partido. Por si fuera poco, perdieron la ventaja y cayeron en tiempo extra, en un duelo marcado por los errores arbitrales para ambos cuadros. Al final, México tuvo la oportunidad de empatar y forzar a penales, pero Andrés Guardado falló sobre el final.

Al primer minuto de juego México se puso adelante. Jesús Manuel Corona presionó la salida de la defensa en el área rival y recuperó, encaró al arquero y el del Porto sacó un potente disparo que entró por arriba de la portería, imposible para el arquero Zack Steffen. México tomaba las riendas muy temprano.

Pero no tardó en perder la ventaja. En primera instancia, Josh Sargent tuvo una gran oportunidad en un mano a mano con Guillermo Ochoa, al minuto 3′. En el fondo, el arquero del América contuvo el débil disparo.

México tuvo el segundo gol, pero fue anulado y Estados Unidos aprovechó el desconcierto en el Tri. Al 23′, tras el cobro de un tiro de esquina en corto, Héctor Herrera sirvió para Héctor Moreno, quien remató en posición adelantada y gracias al VAR, el árbitro del encuentro lo anuló.

Tres minutos después Estados Unidos empató. Tras el cobro de un tiro de esquina, los norteamericanos igualaron. Tras el cobro de un tiro de esquina que no fue rechazado por la zaga mexicana, se dio un remate de cabeza que se estrelló en el poste derecho de Ochoa, y el rebote le quedó a Gio Reyna, quien empujó la pelota al fondo del arco mexicano.

Al 67′ los norteamericanos se vieron obligados a remplazar a su arquero Zack Steffen, quien sufrió una lesión. En su lugar ingresó Ethan Horvath, quien se convertiría en figura para los norteamericanos.

México tuvo la gloria en sus manos, sobre la recta final del encuentro. Al 78′, Gerardo Martino envió al campo a Diego Lainez en lugar de Uriel Antuna, quien mostró un nivel irregular en su participación en la Final de la Nations League. El del Betis de inmediato entró para cambiar el rumbo del partido. Al 79′, Lainez recibió una pelota desde la frontal del área. Tras una gambeta y dos amagues de disparo, sacó el tiro raso a donde no pudo llegar el arquero.

De nuevo, los errores defensivos de México relucieron. Tras el cobro de un tiro de esquina ningún zaguero mexicano saltó. Weston McKennie ganó la pelota por arriba para igualar al 81′, y forzar así a tiempo extra.

En el tiempo extra, el árbitro del encuentro John Pittí perdonó la tarjeta roja a Héctor Herrera, quien cometió una falta con una plancha sobre un futbolista de los Estados Unidos. En la recta final del encuentro, el del Atlético de Madrid había cometido una falta sobre el arquero que le hizo ganarse la primera amarilla.

En el segundo tiempo extra, al 113′, Estados Unidos se fue al ataque. En la búsqueda por sacar la pelota Carlos Salcedo metió el cuerpo a Christian Pulisic, y luego de revisarlo, el juez central decidió que, desde los once pasos, los norteamericanos tendrían la gran oportunidad de escribir la historia. Así ocurrió. Pulisic sacó un potente disparo que entró por la escuadra superior izquierda de Guillermo Ochoa y al 114′, los Estados Unidos se pusieron en ventaja.

En el 119′ una mano dentro del área de un defensa local tuvo que ser revisada en el VAR, pero Andrés Guardado desperdició al cobrar raso y a la derecha del arquero, quien se estiró y atajó el disparo.

El encuentro fue detenido en la recta final de los 90 minutos reglamentarios, ante la reaparición del grito homofóbico por parte de los aficionados presentes en el estadio. Sobre el final del encuentro, Gerardo Martino fue expulsado por reclamaciones al cuerpo arbitral.