Con sólo 20 años de edad y sin empleo alguno, Carlos Peña Ortiz, actual presidente del DIF en Reynosa, hijo de la alcaldesa Maki Ortiz y aspirante a la alcaldía, adquirió presuntamente en 2014 un terreno de mil 500 hectáreas con valor aproximado de 12 millones de pesos.
Marcelo Olan Mendoza, presidente de la Asociación de Abogados 12 de Julio, hizo este señalamiento en contra del panista, a quien Maki Ortiz pretende convertir en su sucesor al frente del Ayuntamiento de Reynosa, en un claro acto de nepotismo.
Olan Mendoza, quien también aspira a la alcaldía pero por Morena, señaló que el hijo de Maki Ortiz le debe una explicación a la sociedad para saber cómo le hizo para comprar un terreno de que en ese momento le costó 4 millones de pesos, pero cuyo valor real es mucho mayor.
Además, señaló que resalta el hecho de que lo haya hecho siendo tan joven y cuando ni siquiera tenía empleo alguno, por lo que es importante saber de dónde salió la suma millonaria para hacerse de dicho terreno.
“Carlos Víctor Peña Ortiz hizo la compra venta el 9 de enero del año 2014, siendo un joven de apenas 20 años, no se sabe que haya tenido algún trabajo donde devengara un sueldo”, señaló el morenista al presentar actas notariales de la compra – venta.
Fuentes cercanas al presidente del DIF municipal, confirmaron la compra y detallaron que se realizó con recursos de sus padres, la alcaldesa en funciones y Carlos Peña Garza, quien se vio envuelto en un escándalo por presunta trata de personas en inmuebles de su propiedad en el 2017.
Argumentaron además que la compra la realizó Carlos Peña Ortiz debido a complicaciones en la salud de sus padres, quienes acababan de algunas cirugías, lo que les imposibilitaba realizar dichas actividades, además de que aseguraron que la propiedad no está subvaluada.