Cd. Victoria, Tam., 1 de diciembre del 2020.

Impulsa UAT proyecto para la siembra de maíz nativo en Tamaulipas

Investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) trabajan en un proyecto que busca incentivar la siembra de maíz nativo en distintas regiones de la entidad.

El Dr. Mario Rocandio Rodríguez, investigador del Instituto de Ecología Aplicada (IEA) de la UAT, refirió que los trabajos corresponden al proyecto “Mejoramiento participativo y conservación in situ de maíz nativo en áreas rurales de Tamaulipas”, que contempla transferir tecnología en mejoramiento genético del maíz, a pequeños productores de la entidad.

Dijo que el estudio forma parte de la línea de investigación “Ecología y Conservación de la Diversidad” del Cuerpo Académico Ecología Aplicada, y se está desarrollando en dos localidades de Tamaulipas”.

“En Llera, en la localidad de Agua Fría y en Ocampo en el Ejido San Isidro, donde los productores aún cultivan poblaciones nativas de maíz, ahí empezamos a trabajar con ellos el mejoramiento participativo”, indicó.

Acotó que el propósito es incentivar la siembra de maíces nativos, a través de la difusión y aplicación de este método, que en concreto se refiere al trabajo coordinado entre el productor y el técnico o investigador.

Como ejemplo citó la Selección “Masal”, un método de mejora en el cual son elegidas plantas individuales en base a su fenotipo, que es la manera correcta de seleccionar el material genético. En cambio, señaló que en campo, muchos productores hacen la selección, una vez que ya han cosechado.

“Ya cuando tienen todos los granos y las mazorcas en su casa o en su troje, eso acarrea mucho problema ambiental. Probablemente estén seleccionando las mejores mazorcas porque esas tenían agua o mejor suelo. De tal forma, que están acarreando características ambientales y no genéticas”, asentó.

Añadió que la labor de los investigadores es reunir a la gente y platicar sobre los cultivos de maíz que ya tienen establecidos, y trabajar sobre la selección para que cada ciclo, tengan una mejor producción, y así adoptar características como las de dos mazorcas.

“Se marcan y se les da seguimiento y en los años posteriores, las frecuencias de ese carácter van a ser mucho mayor”, subrayó.

Sostuvo que por medio de encuestas aplicadas, se pudo saber que a los productores les interesan plantas que tengan sanidad, que sean uniformes en tamaño o plantas que den dos mazorcas.

Puntualizó que, además de obtener conclusiones científicas, se derivará del proyecto un trabajo de tesis de maestría y otro de nivel licenciatura, que es parte importante del proceso de investigación, en cuanto a la formación de recursos humanos especializados.