El gobierno de México formará 20 mil especialistas en diferentes áreas de la medicina a pesar de las severas críticas de “algunos expertos” que consideran inviable este proyecto, informó Hugo López-Gatell,  subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

El funcionario federal explico que la pandemia evidenció el severo déficit de 240 mil médicos, sobre todo de especialistas, para atender necesidades de más de 125 millones de habitantes y ese déficit, generado por el fracaso de las políticas neoliberales, han ubicado a México en la lista de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con el peor desempeño.

“Existen, por ejemplo, 36 cirujanos pediatras en todo el país”, precisó López-Gatell tras referir que este proyecto de formación arrancó en mayo por parte del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) junto con las secretaría de Educación Pública, Relaciones Exteriores, del Conacyt, IMSS, ISSSTE, Pemex y otras dependencias.

Solo existen 1.5 médicos por cada mil habitantes, muy por debajo de los 3.2 con los que cuentan, en promedio, los países miembros de la OCDE, expresó López-Gatell.

Por ello, el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM), que se aplicará en el mes de noviembre, tendrá, en esta edición, espacio para 20 mil aspirantes con beca de especialización, es decir, prácticamente crecerá la aceptación al doble.

“El 12 por ciento, incluso, recibirá becas en el extranjero para capacitarse en ciertos campos especializados en los que podría no tenerse una oferta suficiente en las instituciones educativas. El propósito es que regresen a México dos, tres o cuatros años después a prestar sus servicios”, precisó.

En el ENARM, históricamente, solo 2 de cada 10 aspirantes que participan en la convocatoria anual lograban un lugar. Cada año concursan cerca de 46 mil 200 médicos generales en busca de obtener una especialización.

Evidenciar fracaso del neoliberalismo no es para desacreditar a expertos

López-Gatell Ramírez aclaró que evidenciar el fracaso del proyecto neoliberal impulsado desde el gobierno de Miguel de la Madrid, en absoluto significa desacreditar a personajes claves como el ex secretario de Salud, Guillermo Soberón, quien ha hecho contribuciones importantes a la salud pública de México.

Sin embargo, recordó, la crítica a ese periodo en el que se redujo el número de plazas en el IMSS e ISSSTE bajo argumentos alejados de elevar la calidad de la atención médica.

Para algunos especialistas que mandaron una carta de opinión al presidente Andrés Manuel López Obrador “este proyecto podría ser riesgoso, porque no hay suficientes espacios para la formación de los especialistas”.

López-Gatell explicó que para esta administración es esencial reducir las desigualdades, es decir, que estos especialistas atiendan zonas rurales, con altos niveles de pobreza como son Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Sitios donde la tasa de facultativos y especialistas está por debajo, incluso, de la media nacional. En ocho estados hay un médico o menos por mil habitantes.