Foto: Quien/ Twitter/ Pinterest/ Wikimedia

El medio de noticias Animal Político reveló que tanto el Gobierno Federal como la FGR indagan al suegro del actual candidato en Nuevo León para gobernador, Samuel García por presuntamente encabezar un mega red fraudulenta donde estarían implicados por lo menos 60 posibles prestanombres y empresas fachada, mismas que habrían simulado pagos y transferencias por la supuesta cantidad de casi mil 500 millones de pesos.

De acuerdo con Animal Político dichos recursos implicados en estas triangulaciones se consideraron como sospechosos pues, se presume que diversas compañías son fantasma, algunas ya fueron confirmadas, lo que sería el parte aguas para considerar que el origen del dinero sea ilícito. Aunado al lavado de dinero, las autoridades investigan si parte de esos recursos se habría destinado para el financiamiento electoral ilícito en pro de Samuel García.

Cabe mencionar que de todos los sujetos implicados en el caso, Jorge Gerardo Rodríguez Valdez, suegro de Samuel García, es en quien pesa la mayor cantidad de irregularidades detectadas. Según Animal Político sobre este directamente existe una alerta en el sistema financiero emitida el año pasado por Citibanamex con la clave 20200624 ha causa de su presunto vínculo con empresas fachada.

Un dato a destacar es que Rodríguez Valdez figura directamente como socio, apoderado o comisario de ocho de estas empresas involucradas en la red detectada: Proveedora de Talento Ejecutivo S.C., RV Desarrollos Asociados; Platinum Trading S.A. de C.V., Prebian de México S.A. de C.V., Industrias Platinum S.A. de C.V., Especialidades Administrativas de Alta Calidad S.C., Espacios Modulares S.A. de C.V. y Metal Work Internacional S.A. de C.V.

De dichas empresas el foco rojo se encuentra sobre Proveedora de Talento Ejecutivo S.C. con RFC PTE120123BZ9, misma que en junio de 2020 fue señalada oficialmente por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como una empresa que supuestamente factura operaciones simuladas, en otras palabras, emite facturas por servicios que nunca se realizan, pues la empresa no cuenta con los recursos humanos o materiales para llevarlos a cabo.