· Con esta estrategia logramos reducir en 30% las Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS), aseguró el titular del organismo, Luis Antonio Ramírez Pineda.

· Se capacitaron más de 10 mil trabajadores de salud sobre Prevención y Control de COVID-19, reforzando técnica de higiene de manos aprobada por la OMS, enfatizó.

· Además, se fortaleció el abasto de insumos en unidades médicas con la dotación adicional de 50 mil litros de gel antiséptico y 190 mil litros de jabón líquido, informó el Director Normativo de Salud, Ramiro López Elizalde.

 

El Programa Institucional de Higiene de Manos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ha evitado brotes hospitalarios durante la atención COVID-19 y permitió reducir un estimado de 30 por ciento de las Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS), informó el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.

 

Para ello, agregó, se han capacitado de manera virtual a más de 10 mil trabajadoras y trabajadores de la salud en la prevención y control del virus SARS CoV-2, con énfasis en los cinco momentos clave para el aseo con la técnica correcta, aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

En conmemoración del Día Mundial del Lavado de Manos, el titular del Instituto aseguró que el programa forma parte del Plan Estratégico COVID-19 y sus recomendaciones están incluidas en las 12 Guías Operativas contra esta enfermedad emitidas por la Dirección Normativa de Salud (DNS).

 

Precisó que fue implementado en enero de 2019 con el objetivo central de disminuir las IAAS y como una de las principales estrategias para la Prevención y Control de Infecciones (PCI).

 

Por su parte, el Director Normativo de Salud, Ramiro López Elizalde, subrayó que, para garantizar la aplicación de estos protocolos por parte del personal, en lo que va de la pandemia se fortaleció el abasto de insumos en unidades médicas de los tres niveles de atención, al distribuir 100 mil envases de gel antiséptico de 500 mililitros (total de 50 mil litros) y 50 mil envases de jabón líquido para manos de 3.8 litros (190 mil litros).

 

Esta dotación extra de insumos se sumó al abasto ya realizado de manera continua por los servicios integrales contratados por el Instituto en las 112 unidades hospitalarias y en unidades de primer nivel.

 

Puntualizó que el Instituto ha obtenido buenos resultados con este programa, como el incremento de un 23 por ciento en el apego del personal de salud a cumplir con el aseo de manos en los cinco momentos clave indicados por la OMS, en comparación con el 2019; así mismo, el indicador del cumplimiento en la técnica correcta de la Higiene de Manos ha alcanzado el 60 por ciento.

 

López Elizalde explicó que las IAAS son el principal evento adverso en las unidades de salud en todo el mundo; su aparición aumenta los días de estancia, la morbilidad por otras complicaciones, la discapacidad y la mortalidad.

 

En contraste, “la principal herramienta para contrarrestar este riesgo son los protocolos de higiene de manos, clave para la prevención de enfermedades respiratorias derivado de la emergencia sanitaria por la pandemia por el virus SARS-CoV-2”, afirmó.

 

Con el fin de fortalecer la prevención y control de infecciones el ISSSTE ha desarrollado diversas estrategias integradas en el Programa Institucional de Higiene de Manos, que estandariza los procedimientos de higiene entre el personal de salud de las unidades médicas de primero, segundo y tercer nivel de atención, de las 35 Subdelegaciones del país.

 

Una de ellas, destacó, es brindar capacitación a representantes de las empresas que otorgan servicio de Limpieza y Desinfección en clínicas y hospitales.

 

La evidencia científica indica que un correcto lavado de manos con agua y jabón, con duración de 40 a 60 segundos, evita la transmisión de microrganismos de una persona a otra, te protege como individuo, evita la contaminación de material limpio y elimina la flora transitoria de la piel, por lo que el Instituto continuará promoviendo y supervisando su aplicación por parte del personal de salud y educando a pacientes y población en esta práctica