CIUDAD VICTORIA, TAMPS. El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, advirtió que ante la falta de todo tipo de apoyos para el campo mexicano y los efectos de la pandemia, el próximo año se avecina una crisis alimentaria en la que a millones de familias no les alcanzará para la canasta básica.

Señaló en rueda de prensa que al eliminar la Federación todos los programas de apoyo a la agricultura, la cadena productiva del campo se verá afectada, dejando sin ingresos a las familias que dependen directamente de está actividad.

Sin embargo, aseveró que el sector más afectado será el de los que menos tienen pues si de por sí en estos momentos hay muchas familias a las que no les alcanza para comprar los productos de la canasta básica, el año que entra está situación se agudizará.

Por las malas decisiones del Gobierno central para poder reactivar la economía, las malas decisiones en el manejo de la pandemia, el abandono al campo mexicano, el hecho de no apoyar a los sectores primarios del país, expresó.

Comentó que no sólo al campo, sino a sectores fundamentales como el pesquero, se le quitaron apoyos como el del diésel, tan necesario para mover a la flotilla que también garantiza alimentos. Así mismo, se eliminó en el campo el seguro catastrófico, el cual daba seguridad a los productores sobre sus cosechas.

Todo eso lo eliminan pero no ven las consecuencias, de quienes son los que producen los alimentos pero no solamente es el impacto a todo estos sectores primarios, sino a todos los que viven y se mantienen alrededor de esto, del jornalero, el que maneja un tractor, inclusive al que despacha el una refaccionaria, dijo.