«DEPORTADOS MEXICANOS: REALIDAD Y DOBLE DISCURSO DE LA 4T»

CONCEPTOS INTRODUCTORIOS: Hablar de migración en México, no solo es reconocer que por nuestro país cruzan los transmigrantes centroamericanos en forma de éxodos o caravanas.

La migración como es sabido, tiene dos caras o dos vertientes. Por un lado, se registra la ciudadanía transnacional que ayuda a eliminar la condición de transmigrante denizen. Por otro, tenemos las distintas diásporas, o grupos étnicos de diferentes origen.

Los fuertes contingentes o diásporas por México son de dos tipos principales, los de origen de los tres países del triángulo norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala), y por otra parte, los propios emigrantes de origen mexicano.

Para tal efecto, desde la óptica norteamericana, tan graves son para ellos los migrantes centroamericanos, como los propios mexicanos. Por lo anterior, en el análisis causa, efecto y problemas, debemos entender y describir los efectos sociales que provocan los transmigrantes centroamericanos al cruzar por México, y por nuestro estado fronterizo de Tamaulipas, en su paso hacia EUA buscando el mal llamado «Sueño Americano», sufriendo riesgos como secuestros, asesinatos, reclutamiento del crimen organizado y deportaciones.

También, reconocer la premisa que las políticas migratorias están desactualizadas.

En consecuencia, afectan al desarrollo en la economía local, inseguridad y falta de empleos para la recepción de los migrantes deportados, sean estos de origen mexicano, como centroamericanos u otros países, ya que los norteamericanos los deportan a través de nuestros estados fronterizos, Tamaulipas y Chihuahua principalmente.

Una de las diásporas más importante de migrantes en EUA por su número, es la del pueblo mexicano; datos recientes registran más de 11 millones de indocumentados, además 21 millones que cuentan con residencia legal. Abordamos bajo una metodología de investigación de acción participativa, la amenaza actual del gobierno de EUA, qué aplicando medidas extremas y discriminatorias, impiden la entrada de mexicanos y centroamericanos a territorio estadounidense.

Además, las autoridades norteamericanas, no respetan en el trato a los repatriados o deportables en derecho inherente de la llamada ‘ciudadanía transnacional’. Este derecho debería ayudar a eliminar la condición de transmigrante denizen.

RÉCORD DE DEPORTADOS MEXICANOS EN EL ARRANQUE DE LA ADMINISTRACIÓN DE BIDEN:

Ahora en México, nos enfrentamos con un nuevo reto que no fue suficientemente abordado en la pasada visita a México de la Vicepresidenta Kamala Harris. Nos referiremos no tanto al problema del cruce indiscriminado de transmigrantes centroamericanos por territorio mexicano. Si no, al creciente número de emigrantes de nuestro propio país. Tanto que en los últimos seis meses ya rebasan los propios contingentes que se supone debemos retener en su cruce por México por medio del muro virtual de más de 15 mil elementos de la Guardia Nacional.

A la par del crecimiento de éxodos de mexicanos, ahora nos enteramos que el gobierno del demócrata Joe Biden, está deportando más mexicanos indocumentados de México, que las propias cifras de deportación del republicano Donald Trump.

DEPORTACIÓN ENTRE OCTUBRE 2020 A MAYO 2021:

Significa que, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, deporta más mexicanos que Donald Trump contrario a la política migratoria que proclama, y lleva dos meses superando los 20 mil devueltos.

De acuerdo a datos publicados en el portal Prensa Latina el pasado 13 junio, las cifras son superiores incluso a la etapa previa a la pandemia de Covid-19 en la época de Trump.

En mayo, las autoridades mexicanas reportaron 21 mil 485 procesos de repatriación de connacionales.

También hay un incremento en la clasificación de ilegal que las agencias de control de aduanas y tránsito de personas otorgan a los mexicanos que cruzan la frontera hacia Estados Unidos por numerosas razones.

Según un reporte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, la detección de personas sin documentos creció 7.6% en mayo de 2021, respecto al mes previo.

De octubre de 2020 a mayo de 2021, hubo 414 mil 330 personas en situación irregular, adultos y menores de todas las nacionalidades, aunque es conocida la presencia mayoritaria de mexicanos, advirtió el diario.

Por ejemplo, señala, la Patrulla Fronteriza informó de 362 mil 682 adultos y 16 mil 419 menores, en ese lapso.

A su vez, la Oficina de Operaciones de Campo y la Patrulla Fronteriza, presentó en mayo la cifra más alta del periodo de referencia, con 70 mil 630 registros, contra 65 mil 663 de abril, 62 mil 576 de marzo y 44 mil 275 de febrero.

En tanto, en enero el total fue de 40 mil 821; en diciembre de 2020, 39 mil 396; en noviembre, 44 mil 168, y en octubre, 46 mil 801, para dar el total de 414 mil 330, todas cifras más altas que en la época de Trump.

Durante todo el año en curso las cifras han ido en aumento y se espera que siga esta tendencia a pesar de la visita de la vicepresidenta Kamala Harris y el supuesto cambio de política migratoria de los demócratas, señalaron funcionarios consultados al diario.

En lo que va de 2021, EUA incrementó las deportaciones de mexicanos de 13 mil 355 en enero hasta 21 mil 485 en mayo, con un pico de 22 mil 201 personas expulsadas en abril, un número superior a los niveles registrados antes de la pandemia.

COLOFÓN: Esta cruda realidad nos muestra que el gobierno federal de la 4T no está haciendo su tarea, además que solo quiere ver el lado bueno de la película de nuestros sufridos migrantes mexicanos. Esto es, aplaudir su esfuerzo de enviar mes con mes cada vez más remesas a sus familiares, catalogando a los remitentes como los ‘nuevos héroes de México’.

Sin embargo, no escucho políticas públicas favorables a los paisanos que por falta de documentos migratorios en EUA, son retenidos y deportados en escasos 5 a 10 días de retenerlos.

No se sabe de acciones de prevención y asesoramiento legal por nuestra Embajada y consulados mexicanos en EUA.

Mucho menos se escucha de acciones de bienvenida y acompañamiento de los deportados en forma masiva por las fronteras de Nuevo Laredo, Reynosa, Ciudad Juárez y Tijuana, que los arropen y asesoren en su internación de nuevo en México. Así como facilitarles el retorno a sus poblaciones de origen.

Esto se convierte en un discurso de dos caras. Por un lado, se les considera ‘héroes’ al enviar remesas. Por otro, se les vuelve ‘invisibles’ al saberse retornados o deportados?