«INSÓLITO EN PLENA PANDEMIA RÉCORD DE REMESAS MEXICANAS»
Dr. Jorge A. Lera Mejía
Los flujos de remesas hacia México, el principal receptor de la región de Latinoamérica, se mantuvieron en parte porque los migrantes trabajaban en servicios esenciales en Estados Unidos y porque aquellos que reunían los requisitos se podían beneficiar además de los programas de estímulo implementados en dicho país.
A diferencia de lo sucedido hasta el corte de noviembre con las remesas de México, se observa que en 2020 los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe serán de aproximadamente 96 mil millones de dólares (mdd), lo que representa un descenso de 0.2 por ciento con respecto al año anterior.
De acuerdo a estimaciones en noviembre por el Banco Mundial (BM), las remesas que envían a sus países los trabajadores cerrarán para el año 2021 por debajo de los 500 mil millones de dólares (mdd) y disminuirán en un 14 por ciento por por los efectos progresivos de la pandemia del Covid-19 y una mayor compeljidad en la recuperación económica.
Se proyecta que los flujos de remesas a los países de ingreso mediano bajo se reduzcan en un 7 por ciento, hasta ubicarse en los 508 mil millones de dólares (mddd) en 2020, y posteriormente sufran una reducción del 7.5 por ciento, al ubicarse en 470 mil mdd en 2021.
Entre los principales factores que influirán en la disminución de las remesas figuran el escaso crecimiento económico y los bajos niveles de empleo en los países que reciben migrantes, la debilidad de los precios del petróleo y la depreciación, con respecto al dólar estadounidense, de las monedas de los países de origen de las remesas.
En todas las regiones se registrarán disminuciones en 2020 y 2021, y se espera que la caída más pronunciada se producirá en Europa y Asia central con 16 y 8 por ciento, respectivamente, seguida de Asia oriental y el Pacífico con 11 y 4 por ciento, Oriente Medio y Norte de África con 8 por ciento cada región.
FENÓMENO MEXICANO EN RÉCORD DE REMESAS:
Las remesas familiares que ingresan a México alcanzaron en noviembre de 2020 un monto de 3,381 millones de dólares (mdd), lo que representó un incremento de 15.6 por ciento en relación con igual mes del año anterior, el repunte más alto desde marzo.
Sin embargo, en el comparativo mensual, esto es noviembre respecto a octubre de 2020, se advierte que las remesas familiares desaceleraron su ritmo de crecimiento al presentar un descenso de 6.1 por ciento.
Información del Banco de México (Banxico) refirió que el número de envíos procedentes del extranjero aumentó 9.2 por ciento en el periodo noviembre-noviembre, al realizarse 9,726 operaciones.
Mientras que la cantidad promedio por operación, de 348 dólares, también creció 6.1 por ciento en el mismo periodo de comparación.
Las remesas familiares, que proceden principalmente de Estados Unidos, se han convertido en una de las fuentes de divisas más importantes para el país, ya que incluso superan a lo captado por el turismo internacional y las ventas de petróleo.
De enero a noviembre de 2020, las remesas enviadas por los “paisanos” a sus parientes de México reportaron un total de 36,946 mdd, cifra 10.9 por ciento superior a lo observado en el mismo lapso pero de 2019.
Lo anterior deja ver que, a pesar de la pandemia del Covid-19, los mexicanos residentes en el extranjero han continuado con los envíos de recursos económicos para apoyar a sus familiares, además de que la relativa estabilidad del peso frente al dólar ha contribuido a que la captación sea superior.
POSIBLES CAUSAS DEL RÉCORD:
Las remesas rompieron récord al corte de noviembre del 2020 contra todo pronóstico. Al ritmo de avances, se estima que con las divisas que entren en diciembre, se alcance la cifra récord y se acerque a 40 mil millones de dólares.
Se trata de montos que no tienen precedente y sorprendieron porque comenzaron y continuaron las medidas de restricción a la movilidad en Estados Unidos para enfrentar la epidemia del coronavirus, lo cual provocó la pérdida de millones de empleos en dicho país.
Para Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, este dato sí sorprende, cuando todos anticipaban una caída importante de las remesas, resultó que crecen muchísimo y alcanzan máximos históricos.
El dinamismo en el envío de recursos pudo ser atribuido al temor de miles de trabajadores que pudieran ver interrumpido el flujo a sus familias debido a la suspensión de actividades productivas derivadas del confinamiento por el Covid-19, explicaron analistas financieros.

Gabriela Siller, economista jefe de Banco Base, afirmó: “Dos factores llevaron a que las remesas se incrementaran, en lugar de bajar, como se esperaba. Uno, la caída de la actividad económica de México, que ‘obligó’ a enviar más dinero. Dos, la subida del tipo de cambio”, que aumenta en valor, en pesos, de los dólares mandados.