«INSÓLITO QUÉ MIGRANTES SEAN NUESTRA SALVACIÓN»

Dr. Jorge A. Lera Mejía

Ante una clara crisis económica y sanitaria mundial y nacional, para México resulta inédito e insólito que los trabajadores que fueron expulsados de nuestro país por falta de oportunidades, ahora sean uno de los factores más importantes para mantener el consumo privado de los pobladores más pobres.

Vale recordar que en los Estados Unidos residen más de 30 millones de ciudadanos de origen mexicano, de los cuáles cerca de 11 millones se encuentran en forma indocumentada. Estos, más del 70% mantienen fuertes vínculos de relación y manutención con sus familiares que aún residen en México. Esto los motiva a enviar parte de sus ingresos y ahorros en forma de remesas.

Por este sentimiento de solidaridad familiar, este 2020 de crisis económicas sanitaria mexicana, las remesas están permitiendo mitigar la caída en los ingresos de los hogares, además de ser uno de los principales motores del consumo.

De enero a octubre del presente año se han registrado un total de 33 mil 564 millones de dólares, por lo que de seguir el ritmo actual el ingreso de divisas a México por concepto de remesas superará los 40 mil millones de dólares al cierre de este año.

Quiere decir que alrededor de 860 mil millones de pesos, en este 2020 de crisis permitirán mitigar la caída en los  ingresos de los hogares.

La crisis impulsó los envíos de connacionales en el exterior a sus familiares en México, y además la depreciación del peso favoreció un mayor monto de estos recursos en moneda nacional. El crecimiento de las remesas fue de 10% en dólares, pero de 25% en pesos.

Además, la cifra superaría significativamente los flujos que se esperan captar en inversión extranjera directa para el año de alrededor de 26 mil millones de dólares.

Sigue siendo muy irónico ahora, que los trabajadores del campo y la ciudad mexicanos, que ante la falta de oportunidades en nuestro propio país, y al tener que huir expulsados por esa misma crisis de falta de trabajos, sean ahora el sector principal que en México soporte gran parte de nuestra economía.

Este grupo de expulsados al mostrar su solidaridad con sus familiares y amigos más cercanos, han multiplicado los envíos promedio, no obstante que la situación laboral en los EE.UU. también muestra signos de rezagos económicos.

Este repunte constante de las remesas se da en un momento crítico para nuestra economía nacional, cuando más se necesita, la economía mexicana está en plena contracción y el Banco de México estima que la caída general del PIB de este año será del 9.2%.

También están en crisis las principales fuentes de ingreso del país, las exportaciones de mercancías, el turismo y los ingresos por el petróleo disminuyeron durante la pandemia, mientras que las remesas siguen aumentando.

Esto significa que los envíos que están recibiendo las 1.8 millones de familias perceptoras han contribuido a sostener el consumo interno, el cual es vital para que la economía se mueva…