Tinta Negra

Alfredo Guevara

Soluciones, no argumentos

Más que mejorar, el abasto de agua empieza a convertirse en un serio problema, aun cuando no hemos ingresado al periodo más crítico del año, como lo es la canícula. Pareciera que la fuerte inversión que hizo el Gobierno en la Capital del Estado no deja el resultado deseado. Y es que, no hay agua y la poca que está llegando a la red, viene turbia, sucia e inconsumible. A la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado en Victoria le urge más que una sacudida, un reordenamiento en todos los aspectos, no solo en materia recaudatoria. Está comprobado que la incorporación de GUSTAVO RIVERA RODRIGUEZ como Gerente de la Comapa, incluso de FERNANDO RAMÍREZ LEAL en la Gerencia Técnica, solo han servido para dos cosas, porque el problema lejos de tener solución, empeora.  Poco o nada han servido acciones emprendidas para incorporar al padrón de usuarios, a quienes no pagaban, porque al final de cuentas vino a terminar en una confrontación legal, donde ejidatarios no están de acuerdo en permitir que las líneas de Comapa pasen por sus terrenos, donde el organismo les puso medidor. La sectorización en la Ciudad no funciona al no haber agua suficiente y la poca que hay, insistimos, es turbia, sucia, contaminada. Las fugas del líquido no han cesado y basta con recorrer las mañanas la avenida Zeferino Fajardo para darse cuenta del desperdicio criminal que hay a lo largo de esa calle, convertida en arroyo. En otros lugares donde se ordenó la colocación de medidores para regular el uso del agua, se instalaron mal y hoy en día parecen fuentes y no líneas de conducción. GUSTAVO le ha fallado, en tan poco tiempo a la alcaldesa PILAR GÓMEZ LEAL, puesto que simple y sencillamente no ha podido con el paquete. La ineficacia de GUSTAVO va más allá de tratar de poner orden en quienes no pagan, porque lejos de darle una revisada a los usuarios que no les llega el agua en la red, si les envía el recibo en forma puntual, cada mes. Ese no falla. Es un clamor que se escucha en diferentes sectores y colonias de la ciudad, donde la queja principal es el elevado cobro, que en nada se compara con el consumo de agua. Pero lejos de darle una revisada a sectores donde no les llega el agua y reconsiderar las cantidades a pagar, GUSTAVO se la pasa con campañitas de limpieza del río San Marcos, desazolve de pozos y enfrascarse en pleitos con ejidatarios a los que les impuso medidor. La Comapa requiere de un gerente que se enfoque en solucionar esa y otra problemática, que sin duda traerá repercusiones, sobre todo políticas, en las próximas elecciones para los postulados por el partido en el poder, es decir, el PAN. Pareciera que GUSTAVO es lo que pretende, que sea efectivo el voto de castigo para los candidatos del PAN, porque lejos de solucionar, empeora y complica el abasto de agua a la población. El usuario lo que quiere es agua, no que le digan que la turbiedad que presenta el líquido, es por el bajo nivel de la presa. Lo que desea el ama de casa, es pagar por el agua que consume y no pagar elevadas cantidades en los recibos por el aire que llega por la red. Incluso, añora llegar al día en que no se vea agua que corra por las calles. En pocas  palabras, pagar lo justo por un servicio eficiente y seguro. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com