El gol que Giovani dos Santos anotó después de casi siete meses y le dio la victoria al América

La última vez que el mexicano anotó un gol fue en septiembre de 2020 en una edición del Clásico Nacional

Su nombre fue una de las sorpresas al inicio del encuentro. Por primera vez desde la jornada 3 estuvo en el equipo titular. Ante la oportunidad, desde el pitazo inicial, dos Santos tuvo un partido intenso. Con esporádicas jugadas de sacrificio, así como la creación de oportunidades a la ofensiva, fue uno de los jugadores más destacados en la primera mitad. Pero, luego de una gran jugada, los visitantes se fueron al frente al minuto 39.

El balón se jugaba en la mitad del campo del equipo local. Los rayos aprovecharon una crucial desconcentración de la zaga americanista y, tras un movimiento, Maximiliano Salas recibió un pase filtrado en los linderos del área de Guillermo Ochoa. El arquero nacional achicó para frenar su intención de gol, pero el atacante encontró abierto a su compañero Martín Barragán. Luego de un centro raso, el número 17 sólo tuvo que tocar el balón con la parte interna para abrir las acciones.

Debido a la cercanía con el final de la primera mitad, el gol fue un ligero golpe anímico en los de Solari. Sin embargo, durante el tiempo de compensación consiguieron un tiro libre muy cerca del área grande. Los perfilados fueron Richard Sánchez y dos Santos. Ambos han registrado buenas anotaciones en balón parado, aunque en los últimos meses han sido más relevantes las ejecuciones del uruguayo.

Contrariando a los libros ortodoxos de fútbol, con su diestra, Sánchez se atrevió a desafiar la posición del balón, pues esta era adecuada para un zurdo como el mexicano. Con la técnica que lo caracteriza, logró sortear el obstáculo de la barrera y colocó el balón casi a la altura del ángulo superior izquierdo del arco. El gol del empate también sirvió como aliento de cara a la planeación del segundo tiempo.

La paridad en el marcador, así como en el desempeño de los jugadores desdibujó la amplia diferencia que separa a los equipos en la tabla de posiciones. En un duelo tan cerrado como el que estaban protagonizando, la diferencia podría llegar de un error o, como sucedió de nueva cuenta, gracias a una jugada de balón parado. Como producto de las llegadas constantes, los azulcremas obtuvieron un tiro libre cerca de la banda izquierda.

Una vez más, el paraguayo colocó el balón, aunque en esta ocasión nadie lo acompañó. Su perfil natural le permitió enviar un centro al área. Al verlo encarrerarse, cuatro jugadores en el área hicieron un movimiento al primer poste, lo cual dotó de cierta libertad al hermano mayor de los dos Santos. De inmediato, encaminó su trayectoria y, tras dar un salto en el borde del área chica, consiguió cabecear y picar el balón en la línea de gol. El arquero Édgar Hernández nada pudo hacer y el América selló la victoria al minuto 60.