16 de agosto de 2021 – 21:08

China y Rusia, dos frecuentes rivales de Estados Unidos se apresuraron a anunciar que trabajarían con los talibanes

WASHINGTON – El presidente Joe Biden dijo que prolongar la guerra en Afganistán habría beneficiado a China y Rusia, mientras su jefe de la diplomacia consultaba a ambos adversarios sobre la rápida victoria de los talibanes.

«Nuestros verdaderos competidores chinos y rusos amarían que Estados Unidos siga invirtiendo miles de millones de dólares en recursos y atención para estabilizar a Afganistán indefinidamente», declaró Biden en un discurso a la nación en el que defendió firmemente su decisión de retirar las tropas del país asiático.

Más temprano, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, abordó el colapso del gobierno de Afganistán que era respaldado por Occidente con funcionarios de China y Rusia, dos frecuentes rivales de Estados Unidos que se apresuraron a anunciar que trabajarían con los talibanes.

Blinken habló por separado con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y con su par de China, Wang Yi, para discutir sobre la situación de seguridad y los esfuerzos para evacuar a las personas a un lugar seguro.

El Departamento de Estado no proporcionó mayores detalles.

Pero Rusia aseguró que Blinken y Lavrov discutieron el acercamiento que inició Moscú con varias fuerzas políticas afganas para «ayudar a garantizar la estabilidad y el orden público».

Ambas partes «acordaron continuar las consultas con la participación de China, Pakistán y otras naciones interesadas para establecer las condiciones adecuadas de forma para comenzar un diálogo inclusivo entre afganos», sostuvo un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Tanto Rusia como China intensificaron sus contactos con los talibanes después de que Estados Unidos decidiera retirarse de Afganistán, poniendo fin a una participación militar de 20 años y provocando el rápido desmoronamiento del gobierno de la nación asiática.

Moscú, que en la época soviética ocupó Afganistán por una década durante la cual luchó contra guerrillas islámicas entonces respaldadas por Washington, ha mantenido abierta su embajada en Kabul y planea conversaciones con los talibanes.

Rusia ha dicho que ve a los talibanes «restaurando el orden», mientras que China anunció que busca relaciones «amistosas y de cooperación» con Afganistán bajo el mando talibán.

«China está lista para comunicarse con Estados Unidos e impulsar una solución suave al problema afgano, de manera de evitar una nueva guerra civil o un desastre humanitario (…) y que el país vuelva a ser un refugio para el terrorismo», dijo el ministro de relaciones exteriores de ese país, Wang Yi, según la agencia estatal Xinhua.

China, que ha encarcelado a más de un millón de personas, principalmente musulmanas uigures y de otras minorías, busca detener el islamismo radical en su territorio y es aliada de Pakistán, socio histórico de los talibanes.

Blinken también habló el lunes con el canciller paquistaní, Shah Mahmood Qureshi, y desde el domingo con representantes de aliados como Gran Bretaña, Francia y Alemania, según el departamento de Estado.

FUENTE: Con información de AFP