Un sinnúmero de apellidos proviene de errores de captura en las oficialías del Registro Civil.

Errores en apellidos hoy

son “carga de por vida”

 

                                               Por Javier Claudio

 

            Cuántos nombres y apellidos existirán que son provenientes de un mal pronunciamiento o bien de un error mecanógrafo, mismo que sin embargo son registrados por las Oficialías del Registro Civil para dar así fe legalmente.

            De acuerdo a información proporcionada en algunas de las oficialías, muy frecuentemente escuchamos nombres y apellidos que parecen compuestos o parecidos a los comunes, peor una gran mayoría de ellos tienen su error de origen en el registro manuscrito que se hacía hasta los años 70’s y no solicitaron cambio alguno.

            De acuerdo al empleado José Luís Aguilar, fue en los años 70’s cuando mayormente se daban estos errores que cambiaron nombres y apellidos, aunque fuera por una sola letra, derivado que se hacía el registro de manera manuscrita.

            Fue así que de apellidos como Gómez, por error de manuscrito se dio paso al Güémez, del de González surgió el Goncálvez, del apellido Casso se dio lugar al Jasso (o viceversa), Reséndez al Reséndiz, Camposano al de Campuzano, Teneyuque a Teneyuca.

            Otros apellidos, como Rivera que por igual existe como Ribera, Eutiquio a Eusiquio o bien el de Enrique que habría dado paso al de Enriquez, así también otros compuestos como el Gómez Mont por el de Gómezmont.

            Hizo saber que en los 80’s se dio paso a la máquina de escribir en los registros civiles, sin que esto salvara los errores por “teclazo” y que sin embargo así quedaban, al ser mal revisada el acta de nacimiento, tanto por el personal del Registro Civil como por el interesado.

            Precisó que fue en el año del 2003 cuando inició la toma de datos de quienes eran registrados mediante el siete de computación, lo que permitía con mayor facilidad la corrección de datos incorrectos.

            En cada una de las oficialías del Registro Civil existen libros donde se integraban desde antes de los 70’s actas de nacimiento con letra manuscrita, con dificultad de detección el error o bien daba pie a una interpretación equivocada de nombres y apellidos y así quedaban, sin corrección.

            Puntualizó sobre las correcciones que se reciben en al Registro Civil, siempre y cuando hayan sido de alguna oficialía local, no así foráneos o bien que sean abreviados, como los más comunes, Ma. y Jr.