Alejandro López Robles, dirigente de la CNC, dijo que la esperanza para siembra en la región es un trasvase gestionado a Chihuahua.

Siembra, supedita a un trasvase de Chihuahua

                                   

                                                Por Javier Claudio

 

Vista previa de imagen
La sequía que padece la región data de hace casi medio año, sin que hasta el momento se tenga un alivio en puerta a la problemática.

            Una cadena de afectación muestra el campo ante la falta de lluvias, la suspensión de las dotes de agua para riego, lo que a su ve impide la siembra de mil 200 hectáreas para sorgo y zacate forrajero, principalmente como alimento para ganado.

             La crisis que envuelve al campo se encierra en el periodo de sequía, luego que desde el mes de noviembre no caen lluvias en la región y ha dado pie a la sequía, afirmó Alejandro López Robles, presidente del Comité Directivo del Comité Campesino de la CNC     

            El dirigente del organismo adherido a la Confederación Nacional Campesina (CNC), dijo que la esperanza más cercana a la posibilidad de lluvias, es el trasvase que se gestiona de la presa La Fragua en Chihuahua.

            Ese posible trasvase que se manejó desde hace más de quince días, proveniente del estado de Chihuahua a la presa la Amistad, nos daría la posibilidad de lograr autorización de riego por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), asentó.

            Expuso que este año se ha tenido mayor dificultad, debido a que se han presentado muchos factores a la falta de lluvias, como es la negativa de riego para el campo y la prolongación de la sequía, el bajo costo del ganado de exportación.

            López Robles, dijo que cada fin de año se integra un plan de riego que es presentado a la Conagua, con la finalidad de que lo analice y autorice la cantidad a disponer, como así sucedió el año pasado, pero no así este.

            Confió en la posibilidad de que se recupere la situación en el mes próximo de mayo, considerado lluvioso, pero que no escapa a que muestra una escasez luego del predominio del cambio climático.

            La agricultura de la región de Nuevo Laredo, depende la dote de agua para siembra proveniente de la presa La Amistad, cuyo bajo almacenaje ya ha creado una situación similar a la de Cd. Anáhuac por la seca de la presa San Martín.