Los bajos niveles de las presas La Amistad y Falcón podrían registrar recuperación en su almacenaje luego de las lluvias pronosticadas en la región. 

Por Javier Claudio

             Aun cuando las lluvias del mes de septiembre apenas comienzan, tienen una tendencia de ser suficientes para rescatar parte de los niveles pedidos en las presas Falcón y La Amistad a causa la sequía que se padeció en meses anteriores.

            La región que comprende Nuevo Laredo, donde se prolongó por espacio de casi ocho meses la ausencia de lluvias, finalmente desde el mes de agosto rompió la racha con algunas precipitaciones que también beneficiaron al campo y las presas de la región.

               De acuerdo a los datos recopilados por la Asociación Ganadera de Nuevo Laredo-Ciudad Guerrero, sobre los índices de humedad, la presa La Amistad ubicó en un 35 por ciento su capacidad, luego de predominar sobre un 40 por ciento.

            Los niveles de capacidad que registra la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA)  la presa Falcón son de 18 por ciento, luego de mantenerse apenas sobre el 25 por ciento desde el año pasado, dijo Felipe Javier Fernández Martínez.   

“Como se podrá ver, La Amistad recuperó casi cinco puntos porcentuales, en tanto que La Falcón recuperó aproximadamente siete puntos de la menguada capacidad ocasionada por la sequía”, dijo.

Manifestó su confianza en la generosidad de lluvia, toda vez que apenas comienza el mes y eso amplia las posibilidades de humedad y que pudieran fortalecer la capacidad de almacenaje, además de que para inicio de octubre ya están anunciadas algunas lluvias para la región.