La regidora Ana Laura García de Anzaldúa, dijo que ante la grave situación de contagio debe declararse la Fase 0.

Al borde de la Fase 0 ante crecimiento de del Covi-19

 

                                               Por Javier Claudio

 

            El llamado al “quédate en casa” se tornó de lo más dramático, al conminar la regidora Ana Laura García de Anzaldúa por la aplicación de la Fase 0, que es la medida más estricta de restricciones ante el alto índice de contagios de Covid-19.

            Durante la reunión de Cabildo, manifestó la alta incidencia de personas que siguen sin usar cubre bocas ni practicar la sana distancia en tanto se han alcanzado los más altos índice de casos del mortal virus.

            “Sabemos que s una medida muy dura, pues de antemano se paralizaría la economía, pero se tiene que adoptar acciones contundentes que lleven a la inmovilización a fin de evitar una situación de los más crítico”, dijo.

            Al mismo tiempo, los regidores Jesús “Chuy” Valdez y Mónica García Velázquez, por igual respaldaron la acción restrictiva mediante la aplicación de la Fase 0, luego que está en proceso de análisis del Comité de Salud Municipal.

            “Tenemos qué dejar a un lado la política e intereses económicos para resguardar la salud de la ciudadanía. Esta situación puede agravarse más, luego que el Hospital General Covid-19 ya no atenderá otras enfermedades”, señaló.

            Asintió la presidenta de la Comisión de Comercio Informal que la situación sanitaria en Nuevo Laredo es lo más crítico, luego del desacato a quedarse en casa y aumentar las movilizaciones principalmente en los dos meses anteriores                      

            “El Hospital Covid-19 aparece saturado. No hay más espacio para nuevos enfermos graves y si existe algún espacio en encamados es porque alguien murió de este contagio. La situación es crítica y dramática”, abundó García de Anzaldúa.

            Puntualizó que las funerarias con lista de espera y el contagio de familias, así como el fallecimiento promedio de uno a tres miembros de la familia en sólo una semana, acentúa la gravedad de la situación.