El médico veterinario Víctor Manuel Garza Guerrero, alertó sobre la Erliquiosis Canina, cuyo número es de hasta diez casos diarios.

                                         Por Javier Claudio

             Un llamado de alerta fue expuesto por el veterinario Víctor Manuel Garza Guerrero, al aparecer un número de casos en canes de la enfermedad denominada Erliquiosis Canina, la que se transmite por picaduras de garrapatas y es transmisible al ser humano.

            Explicó que la Erliquiosis Canina es una enfermedad de perros y humanos causada por una bacteria del género Ehrlichia llamada Ehrlichia canis, misma que es transmite por picadura de garrapatas y la mejor forma de prevenir la enfermedad es evitando los parásitos.

            “Se atienden diario alrededor de 10 casos en perros y cuyos dueños se preocupan, pero la situación se complica si se estima la cantidad de animales que tendrán el mismo padecimiento, pero no les ha sido detectado”, expresó.

            Agregó que esta enfermedad que es de contagio a los humanos sólo se detecta en los animales mediante un examen de laboratorio de denominado biometría y es alentado por el calor con la humedad.

            El médico veterinario Garza Guerrero, puso a disposición de dueños de mascotas caninas la veterinaria de su propiedad, cita en Comonfort y Madero, a fin de que de manera gratuita sea le hagan revisiones preliminares para ser atendidos los casos que lo ameriten.

            Mencionó que el promedio de diez casos diarios en perros con Erliquiosis Canina, sale de los parámetros veterinarios, lo que significa un serio riesgo para el ser humano al ser de contagio de las mascotas o peor aún de animales callejeros.

            Exhortó Garza Guerrero por cubrir ese vacío en la detección de enfermedad, mediante una coordinación de médicos veterinario con las autoridades de la Secretaría de Salud, no obstante, no sean regidos por esta dependencia.

            “Las clínicas veterinarias dependen mayormente de la Sagarpa y aun cuando la Erliquiosis Canina puede trasmitirse al ser humano, no hay una indicación para que se haga una coordinación adecuada de tipo preventivo.