Por Javier Claudio

 

            Los daños ocasionados por la tromba que registró el pasado lunes 17, aparecen convertido en una amenaza para transeúntes y automovilistas en aquellos sitios que sucumbieron ante el devastador azote del fenómeno natural.

            Un claro ejemplo es la Antigua Carretera, que es el brazo de desviación de sur a norte de la Carretera Nacional, la que conduce hacia la colonia Fovissste y la Secundaria Uno al quedar en posición inclinada un albortante de la CFE con cables de alta tensión.

            Autoridades de la Tránsito y Seguridad Vial determinaron cerrar varios carriles que vienen de la Carretera Nacional y conectan con la Antigua Carretera a fin de resguardar el paso de vehículos ligeros y de carga.

            Elementos de Seguridad Vial, colocaron avisos y vayas preventivas al momento de concluir la Carretera Nacional para convertirse en la Antigua Carretera, con la finalidad de obligar a reducir velocidad de manera preventiva.

            Sobre la antigua ruta, aparece un albortante conductor de cables de alta tensión que son en parte los que alimenta de energía eléctrica al sector residencial Río Bravo y parte de la colonia Ifovissste.

            “El problema principal es mediante señalización y advertencia de los agentes de vialidad, hagan saber a los conductores de vehículos ligeros y de carga, –con la premura que se requiere—reduzcan su velocidad”, dijo uno de los elementos de vialidad.

            Es un tramo aproximado de 300 metros donde se ha prevenido la probable afectación, al aparecer ladeado el poste de la CFE, el que en cualquier momento se vendría abajo, solamente por terminar de doblar sus estructuras al soplo de un fuerte viento.