El envío de agua potable a la ciudad, se anticipó al propio de temporada debido a la intensidad de calor que ayer alcanzó los 41 grados centígrados.

Anticipa alta demanda de agua, temperatura de 41c.  

 

                                                Por Javier Claudio

 

Con una intensidad de calor que ayer alcanzó los 41 grados centígrados, la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) comenzó a atender de manera anticipada las altas demandas de abasto de usuarios.

De acuerdo a la información aportada en la planta potabilizadora, el envío de Comapa ya alcanzó los mil 200 litros por segundo, luego de preverse la aceleración del ritmo del procesamiento y almacenamiento a fin de atender la demanda.

Luis Roberto Moreno Hinojosa, gerente general de la Comapa estableció que, a través de la planta norte, el organismo ha podido brindar agua potable a colonias como Olivos II y Reservas Territoriales donde antes de las modificaciones a la planta sólo la presión llegaba por las madrugadas.

Las captaciones actuales son; planta Centro con mil 800 litros por segundo, la planta Sur-oriente 750 litros por segundo y la Norte 200 litros por segundo, brindando así el servicio de agua potable las 24 horas del día hacia los cuatro puntos cardinales de la ciudad, dijo.

Agregó que toda esta actividad obedece al cumplimiento con la instrucción del presidente municipal Arturo Sanmiguel Cantú, como es el realizar todos los trabajos necesarios para que los neolaredenses cuenten con el vital líquido en sus domicilios, destacó Moreno Hinojosa.

Destacó que, ante la intensidad de los primeros calores de temporada, la paramunicipal solicita a la ciudadanía moderar el uso del vital líquido y eviten el desperdicio de la misma al realizar sus actividades diarias como son el aseo personal, tareas del hogar, riego de plantas y eviten limpiar las calles con la manguera y lavado de carros.

El gerente general de la Comapa puntualizó que se cuenta con la línea telefónica 073 y sus redes sociales para que los ciudadanos reporten las fugas de agua potable y drenaje que vean en casas abandonadas o arterias de Nuevo Laredo.