Un programa de control vehicular ante la negativa de regularización, es solicitud ante la autoridades del fisco.

                                                Por Javier Claudio

 

Aun cuando el Gobierno Federal considera existen más de 500 mil vehículos “chocolate” en la franja fronteriza y la nacionalización continúa siendo todo un titubeo mediante una serie de restricciones, un programa de control vehicular sería la opción.

José Miguel Salinas Alemán, quien tiene a su cargo una empresa importadora de vehículos, dijo que al establecer esta alternativa ante el prolongado retardo de regularización de parte del Gobierno Federal contribuirá a los controles de seguridad que requiere el país.

Quien es integrante de la Asociación de Vendedores de Autos Usados, dijo que la propuesta ya aparece como propuesta en la mesa de trabajo de la Comisión de Asuntos Fronterizos en la Ciudad de México.

Señaló que esta propuesta tiene vista al Servicio de Administración Tributaria (SAT), diputados federales, la Asociación Mexicana de Automotores (AMDA), la Organización Nacional de Protección al Patrimonio Familiar (ONAPPAFA) y otros más relacionados a la importación de vehículos.

“En tanto se continúa buscando la regularización de vehículos ilegales, este pretendido control vehicular sería la mejor e inmediata opción, pues ya existe un padrón de unidades a la espera de regularizar, con nombre de dueño e identificación completa”, comento.

Abundó al citar que esta alternativa de integrar un programa de control de vehículos ilegales en el país, se ha fortalecido ante el permanente rechazo al programa de nacionalización por parte del SAT, quien argumenta representa un daño para las ensambladoras mexicanas.

“Es por ello se sostiene en no descartar la posibilidad de crear al menos un programa de regularización de vehículos que circulan en la frontera, los que no tienen un control de identidad y por lo tanto son coadyuvantes con actos delictivos”, comentó.