Las Águilas se habían ido ganando por l mínima al descanso y con un jugador más por expulsión del colombiano Atuesta, pero en el 46’ y 47’ Vela le dio la vuelta al marcador y derrumbó a todo el americanismo.

América llegaba en deuda con su historia, su ADN y sobre todo con sus aficionados, después del pésimo partido ante Atlanta United, por lo que se esperaba una cara muy diferente ante los angelinos.

El equipo de Carlos Vela salió decidido a llevarse el juego u desde el silbatazo se fueron al frente, de adueñaron del balón y con jugadas de primer toque y velocidad buscaban hacerle daño a la zaga americanista.

Sin embargo, fue el América quién tomó la delantera cuando al 10’ un tiro de esquina cobrado por Richard Sánchez fue rematado por Sebastián Cáceres para el 1-0 de los capitalinos.

Los mexicanos parecieron asentarse con el gol, mientras los estadunidenses heridos empezaron a tirar patadas y a revolucionar demasiado su juego, perdiendo precisión.

Ni Vela, ni Diego Rossi y tampoco Eduardo Atuesta podían pesar para los angelinos, hasta que el 25’ un remate de cabeza de José Cifuentes pasó cerca del arco de Guillermo Ochoa.

La más clara del LAFC se dio en un rechace de un tiro de esquina, la pelota la remató el defensa Eddie Segura y cuando se cantaba el empate, la figura de Ochoa se volvió a agigantar para evitar el gol en su meta al 40’.

Sobre el final de la primera parte el árbitro Juan Calderón no marcó un aparente penalti sobre Eduard Atuesta y después e colombiano y Ochoa se enfrascaron en reclamos y “Memo” fingió que lo había agredido, pero al no haber VAR todo quedaría en lo que el silbante o sus asistentes hayan podido ver. Y expulsó a Atuesta, mientras el arquero americanista salió limpio.

Lo que provocó que el técnico Bradley reclamara airadamente, Luis Reyes lo encaró y empezaron los gritos entre ambas bancas, incluso hubo discusión entre Miguel Herrera y Bradley en el camino a vestidores.

Para el complemento, y con los ánimos calientitos, tenía que aparecer el talento de Carlos Vela aprovechando primero un balón mal servido por el canterano Ramón Juárez para poner el 1-1 al 46’.

Pero no era todo, porque al 47’ un servicio en profundidad de Segura dejó a Vela de nuevo solo ante Ochoa y lo fusiló para el 2-1 de los californianos, mientras Miguel Herrera tenía que ver todo esto desde la tribuna al ser expulsado por lo que sucedió con Bob Bradley.

Parecía que América era quien tenía un jugador menos, se veía “groggy” en la cancha, sin alcanzar a asimilar la relampagueante remontada.

Herrera, quien seguía en las tribunas discutiendo con oficiales de la Concacaf porque no quería irse al vestidor al estar expulsado, mandó a la cancha a Roger Martínez en lugar de Juárez, había que ir por el empate.

Los espacios estaban dado para los contraataques del LAFC con Vela y Rossi. América buscaba por todos lados, pero sin ideas, desordenadamente. Corría el reloj y ahora al “Piojo” envió otro atacante, Andrés Ibargüen por el contención Richard Sánchez, ya no le quedaba otra.

América se acercó con un tiro libre de Luis Reyes que atajó el arquero Vermeer y evitó el empate al 77’.

Dos minutos después Reyes puso a su más en problemas al ser expulsado por una artera falta sobre Diego Rossi. Herrera mandó tres cambios al 82’, Escoboza, Sergio Díaz y el juvenil Santiago Naveda, sacando a Córdova, Caseres y Leo Suárez.

Al final todo fue un desorden en las Águilas, nunca estuvieron cerca del empate y se consumó un segundo fracaso en el semestre y habrá que ver si no trae consecuencias para Miguel Herrera.

Para colmo de males, al 94’ llegó el último clavo en el ataúd, cundo Latif Blessing puso el 3-1 definitivo en una descolgada.

Ahora Carlos Vela buscará tumbar al tercer mexicano en fila cuando se enfrente con su LAFC a los Tigres en la Final del próximo martes en busca del boleto al Mundial de Clubes del próximo febrero del 2021.