En lo que ya había sido una extraña serie para inaugurar la temporada de MLB 2021, incluso para el Coors Field, otra jugada extraña jugada sucedió en la victoria de los Dodgers por 6-5 el sábado por la noche sobre los Rockies.

El primer home run rarisimo de Dodgers en 2021

En la parte alta de la octava entrada, con el marcador empatado 4-4, el bateador emergente Zach McKinstry dio un batazo hacia el jardín izquierdo donde Raimel Tapia intentó atrapar la pelota de un salto y se estrelló contra la pared. Su guante desvió la pelota para que no pasara por encima de la barda, cayó en terreno bueno y rodó hacia la esquina del jardín izquierdo. Tapia, desconcertado, había caído en la pista de advertencia pero de alguna manera tuvo la presencia de ánimo para levantarse e ir tras la pelota.

Pero para cuando pudo acercarse, Mckinstry había rodeado las bases para un jonrón dentro del parque, el primer jonrón de su carrera en las Grandes Ligas. Tapia dejó el juego por sus propio pie y el manager de los Rockies, Bud Black, reveló después del juego que el jardinero tenía un problema cervical y dolor de cuello.

  • “Definitivamente no”, se rió McKinstry, cuando se le preguntó si así es como imaginaba su primer jonrón en las Grandes Ligas. “Definitivamente vi que iba un poco más lejos, pero sigue siendo una historia realmente genial y será una para contar más adelante en la vida”.

Todo esto sucedió dos días después de que Cody Bellinger bateó una pelota que rebasó la barda pero terminó siendo out después de que rebasó a Justin Turner en el corrido de bases. Turner pensó que la pelota había sido atrapada pues Tapia dio un salto casi idéntico al salto del sábado por la noche; Turner dio vuelta de regreso a primera base mientras Bellinger corría a la segunda.

Entonces, en el Día Inaugural, los Dodgers conectaron un jonrón que no fue, y dos días después, conectaron un jonrón que no pasó por encima de la barda. Ah, y un gato corrió al campo en el Juego 2 de la serie el viernes por la noche.