Largas filas una vez más en la Aduana de Nuevo Laredo, al caer el sistema interbancario para el pago de impuestos ante el SAT.

                                               Por Javier Claudio

             De nueva cuenta la Aduana de Nuevo Laredo se convirtió en un gigantesco embudo desde el pasado viernes, esta vez al caerse el sistema interbancario para el pago de impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

            “No estamos trabajando ni a medias, pues sería fácilmente un 85 del movimiento de operaciones aduaneras el que aparece paralizado por esta falla en el sistema bancario, que impide desaduanizar la mercancía ante la dificultad de pago de impuestos”, dijo Rubén López Escamilla, gerente general de la Agencia Aduanal LopezAdri.

            Hizo saber que, desde el pasado viernes, todas las agencias aduanales y comercializadoras en importación y exportación enfrentan esta situación, lo que obligó al rezago en el flujo de a carga.

            A fin de medir el grado de afectación en el movimiento de carga, dijo que las fallas del sistema bancario ante el SAT propiciaron que, de cada 20 operaciones de pago de impuesto, solamente tres se realizan con efectividad.

            “Sucede que para la desaduanización de toda mercancía se tiene que realizar el pago de impuestos al fisco. Sin embargo, desde el viernes quedó varada mercancía en bodegas de lado americano y mexicano ante la dificultad de hacer efectivo el pago”, comentó.

            En la agencia Aduanal Servicio Logístico Aduanera se dijo que, como efecto de fallas en el sistema bancario de pago, la liberación de pedimentos se retraso y algunos quedan concretados hasta las once de la noche.

               “Es cuando de manera reducida comienza a movilizarse la carga tanto de México hacia Estados Unidos como en el sentido opuesto, pero para entonces diariamente se tiene un acumulamiento de mercancía en la fila de cruces y bodegas”, dijo Salvador Vázquez, encargado del sistema de cruces.