CIUDAD VICTORIA, TAMPS. Al afirmar que se impuso un candidato mediante un proceso de encuestas opaco, militantes del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) del municipio de Tula, anunciaron que prefieren votar por otro partido.

Seis precandidatos inconformes acusaron al delegado estatal de su partido de imponer candidatos para el proceso electoral, razón por la cual exigen a Ernesto Palacios Cordero, delegado estatal de MORENA, a cambiar de candidato para la alcaldía de Tula.

Francisco Hernández Niño encabezó la conferencia en la que señaló que hay un acuerdo entre ellos y sus seguidores para dar la espalda a Alfredo Castillo Camacho, como candidato designado.

Afirmó «no se escuchó a la gente, no se tomó en cuenta su opinión y por eso no apoyaremos a la persona que fue designada como candidato».

Refirió que la encuesta fue una simulación porque no se sabe a quién pidieron la opinión sobre los aspirantes «se presume que nuestro partido iba a hacer el protocolo acercándose a la gente para hacer la consulta».

Hernández Niño consideró que la designación le asesta un daño moral a MORENA y pone en peligro la posibilidad de ganar las elecciones municipales en Tula.

Sin embargo aclaró «reconocemos que estamos limitados para actuar en el tema jurídico, estamos atacando a ese cuestionamiento desde el punto de vista moral».

Los inconformes pidieron por escrito al delegado Ernesto Palacios Cordero, que reconsidere la designación y cambie de candidato.

Ana Moctezuma Alonso, Natalio Grimaldo, Cruz Walle, Pedro Zúñiga, Erick Ramírez y Francisco Hernández Niño, firmaron una carta conjunta para exigir al delegado Palacios Cordero que se cambien de candidato. Área de archivos adjuntos