Limpieza de afluentes, áreas verdes y bacheo son un cerco más para evitar la proliferación del mosquito transmisor de esta enfermedad

En esta temporada en que el dengue es un problema de salud pública, el gobierno municipal intensifica las acciones en materia de limpieza urbana, afluentes, áreas verdes y bacheo como un cerco más para evitar la proliferación del mosquito transmisor de esta enfermedad.

El presidente municipal Enrique Rivas señaló ante diversos medios que a través de la Secretaría de Servicios Públicos realizan el mantenimiento de la ciudad como programa permanente.

 

“Servicios Públicos hace trabajos de limpieza en arroyos y vados con 10 equipos en diversos sectores de la ciudad, paralelo a esto la jefatura de Parques y Jardines labora en este momento en colonias como Infonavit, 150 Aniversario, Camellón Anzures y Plaza Hidalgo”, indicó.

 

Como ejemplo, citó que desde el 5 de octubre los elementos de la dependencia realizan labores de limpieza, poda y pepena en una superficie de 16 mil 168 metros cuadrados del arroyo ‘Vamos Tamaulipas’, donde han recolectado al momento más de 50 toneladas de maleza y basura.

 

Además, de desazolve de rejillas pluviales en la colonia Concordia y la reparación de una tapa tipo guardaganado, ubicado en la calle Anáhuac, entre avenida Monterrey y privada Esteban Baca Calderón.

 

Referente al tema de motoconformación y encalichado, el alcalde informó que se atiende a la colonia Reforma Urbana a petición de las y los vecinos del sector, así como también en la calle Villanueva, en Granjas Guzmán.

 

“Esta petición la recibimos a través del Centro Integral de Atención  Ciudadana (CIAC), así como en bacheo y recolección de escombro que es lo que recibimos constantemente, para eso destinamos 25 equipos en colonias como Palacios, Matamoros, Viveros, Buenos Aires, Lomas del Río y Villas de San Miguel, entre otras”, señaló Rivas Cuéllar.

Por último, recordó que el mantener limpia la ciudad es una responsabilidad de todos, pues la basura aunado a la presencia de lluvias favorecen la proliferación del mosquito transmisor de dengue y pone en riesgo la salud pública.