La inteligencia artificial puede ahora calcular el riesgo de muerte por COVID al escanear vasos sanguíneos

Científicos de la Universidad de Oxford entrenaron un algoritmo para detectar una posible forma grave de COVID-19 en tomografías computarizadas de tórax

Un estudio revela fiabilidad de la inteligencia artificial para diagnosticar el COVID-19 (Foto: EFE/Sebastiao Moreira/Archivo)Un estudio revela fiabilidad de la inteligencia artificial para diagnosticar el COVID-19

Una nueva herramienta de inteligencia artificial (IA) calcula el riesgo de muerte de un paciente por COVID-19 y variantes asociadas mediante el escaneo en busca de una mayor inflamación de los vasos sanguíneos.

Se trata de un estudio de científicos de la Universidad de Oxford, quienes entrenaron un algoritmo para detectar una forma grave de coronavirus en tomografías computarizadas de tórax.

La tecnología detecta anomalías en la grasa que rodea los vasos sanguíneos para medir el nivel de inflamación causado por las citocinas en pacientes infectados.

Los investigadores pudieron advertir que aquellos con mayor inflamación de los vasos sanguíneos tenían hasta ocho veces más probabilidades de morir en el hospital debido al virus SARS-CoV-2, pero también se encontró que responden bien a un medicamento antiinflamatorio, que generaba en estos pacientes una reducción de seis veces en el riesgo de morir.

El equipo cree que la innovación podría personalizar el tratamiento y permitir a los especialistas administrar medicamentos antiinflamatorios más rápido para salvar la vida de la persona.

Los casos graves de COVID-19 se han asociado con una tormenta de citoquinas, que es causada por el sistema inmunológico que inunda el torrente sanguíneo con proteínas específicas llamadas citoquinas que causan inflamación como respuesta al virus.

El equipo cree que la innovación podría personalizar el tratamiento (Foto: Europa Press)
El equipo cree que la innovación podría personalizar el tratamiento (Foto: Europa Press)

Charalambos Antoniades, cardiólogo profesor de Medicina Cardiovascular en la Universidad de Oxford, explicó a la British Heart Foundation (BHF): “Simplemente agregando un paso adicional a la atención de rutina de las personas ingresadas en el hospital con COVID-19 que ya tienen una tomografía computarizada , ahora podemos detectar pacientes con alto riesgo de complicaciones potencialmente mortales y potencialmente podríamos adaptar su tratamiento para ayudar a la recuperación a largo plazo”.

Pero los beneficios no terminan ahí. El grupo investigador sabe que esta respuesta inmune exagerada al virus también puede causar una coagulación sanguínea anormal, por lo que están desarrollando una plataforma de inteligencia artificial para identificar específicamente a los pacientes con COVID-19 que tienen mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral en el futuro.

“Podemos hacer pivotar nuestra plataforma con facilidad para desarrollar una nueva ‘firma’ de escaneo para comprender mejor los virus y enfermedades futuros que se apoderarán de nuestra población”, añadió Antoniades.

Para probar la IA, los científicos aplicaron las variables del COVID-19 a los escáneres de tórax de 435 personas en hospitales de Oxford, Leicester y Bath.

Para probar la IA, los científicos aplicaron las variables del COVID-19 a los escáneres de tórax de 435 personas  (Foto: Europa Press)Para probar la IA, los científicos aplicaron las variables del COVID-19 a los escáneres de tórax de 435 personas (Foto: Europa Press)

Luego, el grupo de científicos comparó los niveles de inflamación y el riesgo de muerte con los diagnosticados con el coronavirus y los que no tenían el virus SARS-CoV-2.

Los resultados mostraron que los niveles de inflamación impulsada por citoquinas en los vasos sanguíneos eran mucho más altos en aquellos con COVID-19, e incluso mayores en pacientes infectados por la variante B.1.1.7 o ‘Alfa’, que se identificó por primera vez en el Reino Unido.

El director médico asociado de BHF, el biólogo molecular y profesor James Leiper, explicó: “Durante el año pasado, hemos apoyado a nuestros científicos para que dirijan su experiencia y ayuden al esfuerzo global en la comprensión de COVID-19. Esta investigación demuestra claramente que este es un virus poderoso que puede causar estragos en nuestro sistema circulatorio y que diferentes variantes están asociadas con diferentes niveles de riesgo”.

“Todavía hay muchas incógnitas relacionadas con cómo el virus puede afectar nuestra salud a largo plazo, pero esta herramienta de inteligencia artificial podría, en última instancia, ayudar a salvar vidas”, concluyó Leiper.