Luego de varias semanas de un comportamiento indebido por parte de la afición mexicana, la noche en Atlanta fue un éxito rotundo.

Las selecciones de Honduras y México tenían previo aviso de que a la primera expresión racista el cotejo sería cancelado, por lo que los focos de alerta estaban encendidos .© IMAGO7

A pesar de ello, la afición se comportó a la altura del partido y disfrutó del encuentro con un ambiente inmejorable en las gradas.

Afición de México y Honduras en Atlanta© Record Afición de México y Honduras en Atlanta

Cuando el partido entró en calor con acciones de peligro en ambas porterías y con algunas fricciones entre los futbolistas, las alarmas se encendieron, sin embargo el público en Atlanta se mantuvo tranquilo y atento a lo que pasaba dentro del terreno de juego.

A pesar de ello, la batalla no está ganada y las autoridades mantendrán la misma advertencia para el duelo del próximo miércoles ante Panamá, donde la afición debe jugar su partido con absoluto respeto.