La intensidad de los rayos solares, propios de temporada, son motivo de un llamado de autoridades de salud para evitar problemas de salud.

Por Javier Claudio

 

Las afecciones ocasionadas por exposición prolongada a las radiaciones solares resultan perjudiciales para la piel, estas van desde la irritación, comezón, infecciones, ampollas, manchas o paño hasta quemaduras de segundo grado.

El director del Hospital General de Zona (HGZ) No. 11 del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) en Nuevo Laredo, Tamaulipas, doctor Alejandro Soto Villa explicó que la continua exposición a los rayos solares, principalmente durante esta temporada de canícula, puede tener consecuencias graves e incluso mortales.

Dijo que las radiaciones solares que absorbe el cuerpo humano en cada exposición se acumulan y años más tarde podrían generar en un tumor maligno en la piel.

Advirtió que los más afectados son los niños, los adultos mayores y las personas de tez blanca. Exhibirse a los rayos ultravioleta (UV) produce adelgazamiento de la epidermis, pérdida de su color natural y acentúa las “líneas de expresión”. De hecho, 70 por ciento de las arrugas son resultado de este tipo de radiación.

Para prevenir las lesiones iniciales en la piel, el especialista del Seguro Social señaló que se cuenta con aplicaciones de fórmulas a base de una sustancia denominada dióxido de titanio, misma que se proporciona a los derechohabientes como película de protección solar, ya que impide que los rayos UV lleguen a la piel, comento Soto Villa.

Así mismo, puntualizó que los pacientes que ya presentan alguna afección, se les atiende por medio de bloqueadores solares, blanqueadores y lociones hidratantes, además de tratamientos específicos para la epidermis.